Al habla con… Malú: «Estoy mucho más exigente conmigo misma»

Malú, la artista de mayor éxito en vivo en 2014 en toda España, la única mujer capaz de hacer frente hasta ahora al tradicional reinado masculino, está de vuelta con un nuevo disco, Caos, que, pese a su título, es uno de los más optimistas de su carrera.

PREGUNTA: Si con el disco decías estar en el mejor momento de tu vida, ¿en cuál estás ahora?
RESPUESTA: Estoy en un momento de reafirmación, con un disco que parecía imposible, un auténtico caos para ponerlo en pie, sobre todo para ubicar qué quería y hacia dónde lo quería llevar. Nada era válido ni suficiente para este disco.

P: ¿Influyen éxitos conseguidos, como los cuatro Palacio de Deportes de Madrid?
R: Obviamente estoy mucho más exigente conmigo misma, porque quiero estar a la altura de las circunstancias y expectativas de la gente. Eso hace que la presión sea 3.000 veces mayor a la que tenía hace 10 años.

P: ¿Has intentado trasladar al disco tus directos?
R: Me gusta tener esa agresividad musical del directo, por eso en este álbum hay esos metales y las guitarras eléctricas que hacen de él un disco mucho más dinámico. En todo 2015 no me subí a un escenario, la primera vez que me pasaba después de 18 años sin parar de actuar, así que al intentar plasmar las nuevas canciones en un álbum salía mucha necesidad de directo.

P: Hay un mensaje en positivo hacia el amor…
R: Durante mucho tiempo he tenido mensajes de dolor por el amor. Desde Guerra fría me siento en un lugar mucho más cómoda interpretando, que es el del optimismo. Yo en realidad soy mucho más optimista. En Caos los mensajes son más de alegría, de un amor en el que te sientes feliz.

P: ¿Cómo viviste cada concierto que se sumaba a tu agenda en el Barclaycard Center?
R: Cada vez me generaba más exigencia, sobre todo cuando me veía con el cuarto, que era además el cierre de la gira.

P: ¿Y ya tienes planteada tu nueva gira?
R: A día de hoy todavía no sé qué voy a hacer en el show. Empezamos ahora a ver el color de la gira. En abril o mayo saldremos a la carretera. Tengo mil ideas, pero en estos momentos solo tengo un montón de hierros por el suelo a los que hay que dar forma.

P: ¿Piensas por ejemplo saltar a un recinto más grande?
R: Ese tipo de cosas se las dejo a mi equipo. Yo no me planteo lo de ir a un sitio más grande, sino en tener un gran show, que esté a al altura de la gira que me dieron en 2014 y que me llevan dando desde hace 18 años ya.

P: ¿Tú te implicas en la elección de los promotores?
R: Es un lugar en el que no entro. Trabajo con un equipo de personas desde hace 17 años en los que tengo confianza plena para que decidan promotores, dónde y cómo. Demasiado tengo ya con lo mío, que es estar perfecta en cada concierto y crear el show.

P: ¿Recuerdas la primera vez que viste a alguien encima de un escenario?
R: Creo que fue a mi tío, a Paco de Lucía.

P: ¿Y la primera vez que soñaste tú con estar encima de uno?
R: A mí no me dio tiempo a soñar con estar en un escenario. Cuando me di cuenta ya lo estaba. Recuerdo que estaba muy nerviosa antes de hacerlo; luego me sentí como en mi casa, aunque sin saber ni qué era ni qué se hacía, y cuando me bajé de él lloré como una magdalena.

P: ¿Hay algún momento encima de las tablas que atesores especialmente?
R: Es imposible. Son 18 años encima de los escenarios. He vivido momentos grandiosos y otros que no me esperaba en lugares mucho más pequeños e íntimos. Mi motor es el escenario.

P: ¿Y de las malas?
R: Malas ha habido muchas experiencias. Subirte encima de un escenario a darlo todo y estar con 40 grados de temperatura o una gastroenteritis se convierte en una situación muy dura. Aunque el calor de la gente a veces hace que se convierta en algo muy agradable.