Sony Music

Julián Maeso: Entre los festivales hay cierta estrechez de miras

Julián Maeso acabará 2016 con un tercer disco de estudio en solitario, Somewhere, somehow, que ha sido reconocido por numerosos medios como uno de los mejores del año. Con nueva banda, obligado por las circunstancias, el músico toledano lo presenta actualmente por todo el país.

PREGUNTA: Tienes fama de enciclopedia andante de la música…
RESPUESTA: Pues aprendí a tocar de oído y la gente se sorprende de que no haya escuchado determinados discos de los Beatles o de Bob Dylan. Lo que pasa es que durante años he escuchado muchas músicas distintas y no tengo complejos a la hora de cambiar de estilo.

P: ¿Cansado de que te recuerden tu pasado con The Sunday Drivers?
R: No tengo nada de lo que arrepentirme del pasado. Con ellos aprendí mucho del negocio musical, del oficio de músico, de estar en carretera… El problema es que solo se habla de eso y se olvidan otras cosas que me han hecho llegar a donde estoy, más que The Sunday Drivers. Lo que sucede es que con ellos estábamos en el circuito «indie», que es a día de hoy lo que más funciona en España.

P: Se percibe en tus palabras cierto resquemor hacia ese circuito…
R: Lo tengo. Es un legado que nos viene de los años 80. Los festivales son los que mueven más gente y el contenido o el nivel de los músicos a menudo es menor que en otros estilos, a los que se ofrece menos atención, como el jazz o el folk.

«Los festivales indies son los que mueven más gente, pero el contenido o el nivel de los músicos a menudo es menor que en otros estilos»

P: ¿Te has sentido maltratado por ese circuito?
R: No me he sentido maltratado, pero hay un problema. Se han sectorizado mucho los estilos. Los heavies van a los festivales de heavy, los roqueros a los de rock, etc. Eso va en contra de la educación de la gente, porque te pierdes muchas otras músicas.

P: ¿A ti te perjudicó esa división?
R: Dreams Are Gone (2012) era un disco con muchos estilos y eso me perjudicó. Al festival de pop no le cuadraban los temas de blues que contenía y en el de blues les rechinaban los de pop. Eso demuestra la estrechez de miras que hay.

P: ¿Cómo compones los álbumes?
R: Soy bastante impulsivo e improviso mucho. En ese primer disco tenía mucha mierda que soltar e hice 21 temas. En los siguientes, las que están son básicamente las canciones que tenía.

P: En el último has colaborado con Jorge Pardo. ¿Por qué?
R: Hay que mirar fuera, porque toda esta gente tiene mucho que aportar. Jorge Pardo es uno de los mejores músicos que hay en la actualidad y, al mismo tiempo, una de las personas más afables.

P: ¿Qué papel ha jugado el órgano Hammond?
R: La cabra siempre tira al monte, pero he intentado no meterlo para no llevarlo en directo, porque me supone muchos problemas. Hay que buscar una furgoneta, a alguien que te ayude a trasladarlo porque pesa mucho y en directo da problemas. Luego siempre hay un subnormal que en la sala te grita: «Anda, no te podrías haber comprado una armónica».

«Es muy difícil mantener una banda hoy en día, porque la gente tiene que comer y se va al mejor postor»

P: Además te has encontrado en la necesidad de montar una nueva banda…
R: He tenido que armarla en cuestión de un mes. No puedo contar tristemente con los Magic Souls por diversos compromisos. Dos de ellos han sido padres recientemente y otros están solicitados en giras que les pagan más que yo. Es muy difícil mantener una banda hoy en día, porque la gente tiene que comer y se va al mejor postor, aunque le guste menos. Hay que entenderlo.

P: ¿Recuerdas qué concierto te impulsó a ser músico?
R: A los 16 años hubo un concierto con motivo del Xacobeo en 2003. Fue uno de los más increíbles que ha habido en España, con Neil Young con Booker T & the MGs como banda, The Kinks, Chris Isaak, The Animals, Wilson Pickett, Chuck Berry, Jerry Lee Lewis, Sting, Robert Plant… Hablan de Woodstock, pero no ha habido un cartel como ese… ¡y no se habla de él!

Julián Maeso tocará próximamente en Madrid (Teatro Barceló, 25 de diciembre) y después viajará a Valencia (sala Wah Wah, 13 de enero), Albacete (Clandestino, 14 de enero), Toledo (Los Clásicos, 20 de enero), Alcalá de Henares (Ego Live, 21 de enero), Barcelona (Marula, 23 de febrero) y San Sebastián (Sala Kutxa de Tabakalera, 3 de marzo).