Al habla con… José Mercé: «Los cachés en el flamenco son una miseria»

José Mercé da la cara en su último disco. Así lo ha titulado, porque vuelve a prestar su voz a «cositas de pop» junto a una impresionante nómina de colaboradores, de Pablo Alborán a Alejandro Sanz, pasando por Joaquín Sabina y Andrés Calamaro. Eso, lejos de alejarle del flamenco, le sirve al nuevo artista de Get In para reivindicar la necesidad de este tipo de ejercicios para atraer público nuevo y para reclamar una mejora en las condiciones.

PREGUNTA: ¿Por qué escogió el título de Doy la cara?
RESPUESTA: Fue una sugerencia de mi mujer que me gustó por cómo están las cosas en el país, en el que nadie acepta sus responsabilidades. Pensando en la música, yo soy flamenco y en este disco hago cositas de pop.

P: ¿Se siente, como dice la nota de prensa, «el último cantaor clásico»?
R: Sí, porque se han ido mis compañeros y amigos, los más grandes de esa época.

P: ¿Y qué le parecen cosas más revolucionarias, como las que hace Niño de Elche?
R: Lo he escuchado, pero no lo entiendo. Yo no veo eso revolucionario, solo unas letras muy personales reivindicando cosas.

P: ¿Hasta cuándo se ve usted en la música?
R: Hasta que mi gente quiera. Precisamente ahora es cuando más disfruto de mi música. Reconozco que 15 minutos antes de salir a escena lo paso mal, porque la responsabilidad y los años te pueden, pero cuando salgo y veo a la gente calentita, ya canto para mí. Nunca había disfrutado en el escenario como ahora.

P: El tema más reciente del disco practicamente tiene 20 años de antigüedad… ¿No hay canciones recientes buenas?
R: Los temas de ahora no tienen esa profundidad, ese amor. Estos son temas que no pasarán de moda nunca.

P: Ha hecho en este disco la tríada extrema del andalucismo: José Mercé, Pablo Alborán y un tema de Triana…
R: Tu frialdad tiene 40 años y no va a existir nadie más como ese grupo, que eran genios. Lo hemos hecho con un gran respeto y para mí es de los más conseguidos de este disco. Pablo tiene un sentimiento flamenco, aunque no tiene el eco propio del flamenco.

P: Pero el que más le tocó fue otro, El bulevar de los sueños rotos, con Álvaro Urquijo…
R: A mí ese tema me emocionó muchísimo desde que lo grabé. Yo me acordaba mucho de su hermano Enrique, que era el cantante. Siempre que había visto a Álvaro en directo, le veía forzado intentando llegar a las notas de su hermano, sin embargo, aquí no ha podido cantar más bonito y así se lo dije.

P: ¿Y qué le parece la versión que ha hecho con Sabina?
R: Joaquín dijo que este Y sin embargo es el mejor que ha hecho.

P: ¿Cuál cree que es la virtud de este tipo de discos?
R: Lo que más me atrae de todo esto es que venga gente joven al flamenco. Ahora siento que están menos lejos. Todos esos discos que yo hice lograron que gente que nunca había escuchado flamenco vinieran a este mundo y eso es lo que más me llega al alma.

P: ¿No echa de menos que se aprenda más sobre flamenco en las escuelas?
R: En este país hay que educar a la gente en que la música nuestra, es el flamenco. En Andalucía hay textos y asignaturas donde a los niños se les explica, pero igual equivocadamente, porque se menciona a artistas de pop como Alejandro Sanz, Malú o David Bisbal.

P: ¿Ve bien la escena flamenca?
R: Es muy triste y una pena que los cachés del mundo del flamenco estén en un punto que sean de miseria. Basta de decir que estamos en crisis. A cualquier otra música sí se le paga y al flamenco, que es lo nuestro y Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, es una pena que paguen lo que pagan.

P: ¿Es más fácil llenar recintos con un disco como este?
R: Sería una gira diferente, pero con una antología de flamenco también haríamos el mundo entero si hay una oficina detrás tuyo que sepa vender eso.