Sony Music / Estopa.com

Al habla con… Estopa: «Como artista es mejor infravalorarse»

Aunque en 2014 publicaron Esto es Estopa, un álbum en directo que les acercó a su público latinoamericano y motivó una gira acústica en pequeñas salas, hacía cuatro años que Estopa no presentaban nuevo álbum de estudio. Los hermanos José y David Muñoz han trabajado este tiempo al ralentí, dándole cariño y calor a fuego lento a ese Rumba a lo desconocido que ya está en el mercado y que les devuelve en lo estilístico al terreno de la rumbarrock y en el directo a los grandes pabellones.

PREGUNTA: Hay mucho rock en este disco, casi tanto como en vuestra última gira por grandes recintos, con momentos en los que se vio hasta a 5 músicos sobre el escenario aporreando cuerdas.
RESPUESTA: Teníamos ganas de cañita después de la gira acústica. Ahora, entre más cuerdas, mejor.

P: Se aprecia muy bien en el primer corte, Nadie sabe. ¿Es una crítica a la prensa, a la sociedad de la información?
R: Queríamos que el disco empezara como un trueno. Nadie sabe habla de que vivimos una época de exceso de información. Hay cantidad de inventos que te permiten descargarte la biblioteca de Alejandría si quieres. Todo va muy rápido, pero nosotros no estamos preparados para eso, somos neandertales.

P: ¿Y de qué habláis en Estatua de sal?
R: De que se puede mirar atrás, sobre todo para aprender de errores.

P: ¿Qué errores habéis cometido vosotros en el pasado que tuvierais que subsanar?
R: Pues no lo sé, ¡ya ves lo poco que hemos aprendido! (ríen)

P: El primer sencillo, Pastillas para dormir, parece una canción de desamor…
R: En realidad es un viaje y los viajes molan.

P: ¿A vosotros qué os quita el sueño?
R: El twitter.

P: Supongo que no por las críticas. Sois un dúo muy querido, por público y también por la prensa.
R: Trivializamos mucho los temas, le quitamos importancia, no nos sobrevaloramos, incluso creemos que es mejor infravalorarse en el sentido del trabajo. Como persona no, ahí es mejor sobrevalorarse. Lo que sucede es a veces se sobrevalora la profesión, hay quien camina como flotando, como un santo. Eso es perjudicial y crea malos rollos.

P: Pero este sí es un disco más comprometido, como se aprecia en Gafas de rosa, y luego hay temas como Con el viento, que habla de la pérdida de la inocencia. ¿Es un disco desencantado?
R: Lo vemos optimista, adrenalínico, aunque es verdad que hay un mensaje envenenado, pero el mensaje final es positivo.

P: ¿Cómo os apañáis para publicar disco cada vez que hay cerca un importante proceso electoral? ¿Es casualidad?
R: Lo hacemos a propósito (bromean). La verdad es que intentamos no politizar la música.

P: Con Estopa 2.0 anunciasteis nuevos propósitos de vida: dejar de fumar, beber menos y hacer más ejercicio. ¿Habéis cumplido alguno?
R: Hacer más ejercicio. Si me duele el pie, me voy a correr; si me duele la cabeza, me voy a correr; si tengo ansiedad, me voy a correr. Pero luego que no falte la cerveza de después.

P: ¿Cómo enfocáis vuestra próxima gira? Será un contraste después del tour previo, en formato acústico y por salas.
R: En estos años hemos ido a muchos conciertos de artistas que nos gustan y nos hemos dado cuenta de que tocan las canciones que les apetecen, pero yo quería escuchar otras como espectador. Hacen repertorios más lentos conforme cumplen más años y nosotros queríamos algo cañero con las canciones que funcionan.