Al habla con… Barei: «Estaba a punto de tirar la toalla cuando llegó Eurovisión»

En plena vorágine mediática, a solo unos días (casi horas) de su participación en el Festival de Eurovisión, Barei se prepara para representar a España con una canción íntegramente cantada en inglés (la primera en la historia del país) que habla de caerse y ponerse en pie de nuevo con éxito, como en su carrera, en la que se felicita por su fichaje por una gran multinacional discográfica y una de las más importantes promotoras de conciertos del país.

PREGUNTA: ¿En qué punto de carrera te sientes ahora mismo?
RESPUESTA: Llevo 15 años y para mí esto no es un nuevo comienzo, pero sí un punto muy álgido. Estoy a media maratón, en el kilómetro 21, cuando aún te quedan otros 21, pero ya has hecho un logro muy grande y tienes esa sensación de superación y de tirar con más fuerza.

P: ¿Entiendes que existan concursos en la música?
R: En cualquier disciplina siempre hay competencia, jerarquías y posicionamientos, pero no es algo que me guste especialmente en la música. Estoy aquí y las reglas del juego son las que son, pero prefiero compartir más que competir. Así es como yo vivo Eurovisión, como una convivencia, no estoy compitiendo contra, sino junto a, veo lo que nos hace iguales en este sueño. Yo no quiero ser como Rihanna, sino vivir de lo que más me gusta y de lo que creo que mejor hago en este mundo.

P: ¿Qué has aprendido de Eurovisión?
R: A tener desapego del resultado y de disfrutar del camino, que este sea el premio en sí. Llevaba ya tiempo sintiéndome así. He aprendido que las cosas llegan cuando uno sigue y sigue. De hecho, Say Yay! se hizo para el concurso pensando en mi carrera, de cuando estaba a punto de tirar la toalla y de repente esto llegó a mi vida.

P: ¿Cuál sería el tropezón de tu carrera?
R: Este año me han pasado muchas cosas buenas. He compuesto para mucha gente dentro y fuera de España, empezando por Malú, que además escogió el tema como sencillo. Pero el año pasado sentí que se me había pasado un poco el arroz, porque la edad también hace estragos. Quiero ser madre y para mí la música es una vía para vivir, pero no es mi vida, y hay que priorizar. Throw the dice parecía gustarle a la gente, también a las radios, pero me decían que no podían pincharlo porque era independiente.

P: ¿Sigues pensando que se rema mejor acompañada que sola?
R: Sí, es todo mucho más eficaz. Al menos de momento sigo pensando así. Todas las decisiones pasan por mí y soy la que pone el punto final a todo. Anda que no me han dado con la puerta en las narices durante años y ahora estoy con Universal Music.

P: Y con RLM…
R: Estoy feliz con ellos. También en su momento me dijeron que no y lo pasé mal, pero las cosas llegan cuando tienen que llegar.

P: ¿Cómo te imaginas la vida después de esto?
R: Da un poco de miedo imaginar que esto es punto álgido y que mañana no hay nada. Desde luego me ha abierto muchas puertas a todos los niveles: compositora, artista… He aprovechado el viaje para reunirme con Universal Music en Suecia, porque Eurovisión es una canción y tres minutos, pero yo soy muchas más cosas.

P: ¿Hay mercado en España para un artista que canta en inglés?
R: Hay menos que fuera, pero empieza a haberlo con gente como Auryn y Sweet California.

P: ¿Habrías tenido menos o más problemas con la canción si, en vez de cantarla en inglés, lo hubieses hecho en catalán?
R: No tengo ni idea. Yo, porque no sé catalán, pero si lo supiera… A mí lo que me echen. Igual habría sido todo más fácil (risas).