Al habla con… Amaral: «Tenía la percepción de que era una perdedora»

Una larguísima gira por toda España, con visitas continuas al otro lado del Atlántico y también a algunos países de Europa alargaron más de lo debido la publicación de Nocturnal, el nuevo disco de Amaral, que en su próxima gira presentarán en 25 únicas fechas por todo el país.

PREGUNTA: ¿Por qué llamasteis a este disco Nocturnal?
RESPUESTA (Eva): Es el título de una canción que englobaba bien el espíritu del disco. Está gestado de noche, porque la mayoría de los temas surgieron en esos momentos en que no podíamos dormir con tanto viaje de ida y venida al otro lado del océano.

P: ¿Es además un disco de evasión, por canciones como Llévame muy lejos?
R (Eva): Más bien búsqueda de la luz desde la oscuridad, por eso está tan basado en cosas que destellan en medio de la negrura. Representa una búsqueda de la esperanza en un mundo un poco confuso.

P: Otro de los temas más importantes es Unas veces se gana y otras se pierde
R (Eva): Para mí es un tema de resurgimiento personal. Es una forma de decirle a otra persona que no se regodee en su sufrimiento, porque así no va a salir a flote.

P: ¿Y vosotros consideráis que sois más de ganar o de perder?
R (Eva): Siempre pensaba que nunca me tocaba nada. Tenía la percepción de que era una perdedora, una ‘outsider’. De repente un día empezaron a darnos todos los premios que no nos podríamos haber imaginado, de un año para otro.
R (Juan): Teníamos la impresión de que de nuestros barrios de Zaragoza no podía salir un grupo. Solo pensábamos en sobrevivir un poco haciendo música y viajar, pero el proyecto creció mucho más de lo que nunca imaginamos. En ese sentido, todavía tenemos una sensación de sorpresa y agradecimiento con la gente y los medios.

P: ¿Ese ha sido el mayor premio de todos?
R (Eva): Sí. En la vida de todo grupo hay subidas y bajadas en esa atención, pero nosotros aún no nos hemos visto esa fase de perder el favor del público totalmente. Es algo que nos extraña y nos congratula (risas).

P: En cuanto a la fama, ¿estáis más cómodos ahora?
R (Juan): Estamos disfrutando ahora el reconocimiento de una forma más calmada, porque hubo una época en la que no estábamos preparados para ello. Hemos aprendido a relativizar las cosas. Para nosotros, lo que importa es la música, pero somos dos y es complicado esconderse. Estamos muy expuestos para lo bueno y lo malo. Eva, como frontwoman, lleva ese papel con mucha dignidad, pero nunca hemos tenido vocación de ser populares.

P: ¿Qué habéis aprendido con Nocturnal?
R (Juan): Hemos aprendido a trabajar las bases rítmicas de una manera diferente y a dejar que la voz de Eva dé una sensación de que flota más encima de la música, de que haya una sensación de ambiente y energía. Eso es algo que vamos a potenciar.

P: Algunas de estas canciones las habéis tocado en vivo antes del lanzamiento del álbum. ¿De qué forma os ha servido eso?
R (Eva): Cada noche, después tocarlas, las modificamos con nuevos arreglos. Eso hizo que todo se retrasara más, pero su paso por el escenario hizo que ganaran. Cuando las tocas delante de la gente, las oyes desde fuera, como si fueras parte del público.

P: ¿Y os ha hecho replantearos vuestra próxima gira?
R (Juan): Ha servido para decidir que estará compuesta solo por 25 conciertos, repartidos por toda la geografía para que la gente pueda venir a vernos. Al menos será así este año para que nos dé tiempo a grabar canciones nuevas.

P: ¿Sois de los que os implicáis en la confección del tour?
R (Eva): Es importante la comunicación en todos los eslabones de la cadena, también en la organización de una gira. No somos de delegar a ciegas en nadie, pero nos dejamos aconsejar por profesionales que llevan muchos más años que nosotros.

P: ¿Advertís una mayor profesionalización del sector en los últimos años? ¿Y en comparación con el resto del mundo?
R (Juan): A la mayoría de los promotores los conocimos cuando tocábamos en sitios muy pequeños y hemos crecido a la par que ellos. No importa mucho la generación. La profesionalidad tiene que ver con el individuo. Tanto en Zaragoza, como en Argentina o en el norte de Europa, la gente que ha accedido a este tipo de trabajos, se sentía involucrado con la música. Y el público responde también a los mismos estímulos. Tendemos a decir que el público de Madrid es muy caluroso, que el de Zaragoza es más analítico, pero esos son tópicos. Somos todos más parecidos de lo que parece.

P: ¿Y cómo veis el circuito de salas en el que nacisteis?
R (Eva): Hemos seguido en las salas, yendo a ver conciertos y en algunos casos incluso a tocar. La problemática que tienen ahora es la afluencia de público. Ha subido en los grandes espectáculos, pero se está perdiendo el hábito de ir a una sala aunque no sepas quién toca. Quizás habría que favorecer los espectáculos en directo con acciones que lo fomenten.
R (Juan): Cualquier sitio donde hay un escenario y alguien dando algo al público, merecería una consideración especial por parte de las administraciones. Las salas son muy importantes y en nuestra carrera han sido muy importantes, porque fueron nuestro lugar de aprendizaje y donde sobrevivimos mucho tiempo.
R (Eva): Por otro lado, el acceso de las bandas que están comenzando a las salas es complicado por el hecho de tener que pagar un alquiler. Para ellos también es una inversión y, si no van a tener mucho público, el resultado final es un poco lo comido por lo servido, cuando no perdido.

P: Sois un grupo con capacidad para convencer en directo incluso a los más escépticos con vuestra música.
R (Juan): Entendemos que nosotros no somos los protagonistas, ni siquiera en directo. Es más una especie de catarsis colectiva. Nunca he sido capaz de explicar lo que se siente cuando tienes dos amplis bramando detrás, con la banda empastada y Eva volviéndose loca por delante nuestro. No sé si hay Dios o no, pero es lo más cercano a estar en las nubes.

Amaral abrirá su gira en el próximo Festival SOS 4.8 de Murcia (6 y 7 de mayo). Después pasarán por Bilbao (Pabellón Miribilla, 14 de mayo), Madrid (BarclayCard Center, 19 de mayo), Zaragoza (Pabellón Príncipe Felipe, 21 de mayo), Valencia (Plaza de Toros, 28 de mayo), Barcelona (Palau Sant Jordi Club, 11 de junio) y Málaga (Auditorio, 17 de junio).