Al habla con… Mucho: «Si no llegáramos a nada con el grupo, solo este proceso habría merecido la pena»

Mucho es mucho decir, porque hablar con sus integrantes es hacerlo también con un pedacito de Mi capitán, de Rufus T. Firefly o de Zahara (colaboraron con ella en su último álbum). En definitiva, de un nuevo fenómeno de sinergias, intercambios y colaboraciones musicales que ha echado abajo el «muro» tradicional de «una banda». Pero además, es hablar de un nuevo disco, Pidiendo en las puertas del infierno (Marxophone), que se publica esta semana y que podría llevarles al cielo.

PREGUNTA: «Haberlo intentado ha sido más importante que llegar a lograrlo», decís en una de vuestras canciones. ¿Es una reivindicación del riesgo asumido en el álbum, al cambiar el proceso tradicional de grabación después de hallar el éxito con el previo El apocalipsis según Mucho?
RESPUESTA (Martí Perarnau): Lograr puede significar muchas cosas en la vida. Si no llegáramos nunca a nada con el grupo, el mero hecho de tener este proceso habría merecido la pena.

P: Entrasteis a grabar sin apenas ensayo y allí nacieron algunas canciones casi de la nada, todo en 8 días y sin apenas uso de guitarras. ¿No es mucho riesgo?
R (Martí): Fue una apretada muy seria, pero hace que las canciones suenen diferentes. Realmente, solo fue duro hasta que llegamos al estudio.
R (Miguel de Luca): Para mí, que me enfrentaba a un instrumento nuevo… Bueno, no eres consciente de lo que estás haciendo hasta que no terminas y llega la primera mezcla. Entonces ves la globalidad de la canción y es una sorpresa muy grata

P: ¿De qué hablan las letras?
R (Martí): Fue habla de mí, de todas las cosas que te pueden llegar a joder la vida, mientras que El león de tres cabezas habla de un animal imaginario, que es al mismo tiempo Jesucristo, Supermán y Maradona, abandonados todos en una estepa y muy jodidos; representa nuestra sociedad, de cómo ensalzamos iconos y qué pasaría realmente si los conociéramos en la intimidad y si serían personas chungas como todos nosotros. También es un disco terrenal, porque Nuevas ruinas, el sencillo, habla de la burbuja inmobiliaria. Pensándolo, igual es un tema absurdo para un corte de baile.

P: Contrasta con el ritmo y sobriedad de Perro negro
R (Miguel): Es la balada del disco. No tiene mucho que ver con el resto. De hecho, podría haber entrado en cualquiera de nuestros discos, con el piano, bombo, bajo y una guitarra bonita. Lo que nos gustó de ella es el desarrollo de acordes, que es como uan rueda infinita, muy de la forma de componer de Bowie al piano, aunque ahora suene mal decir eso.
R (Martí): Está inspirada en un tema de Father John Misty, Bored in the USA, y critica a un personaje neoliberal que se levanta orgulloso por pertenecer a una organización muy pequeña a la que solo pertenecen los que tienen «tarjetas black» y que hacen que en España todo vaya bien. Es la única letra que no se guía por una visión personal, la mía en este caso como letrista.

P: Además está el curioso experimento de Reunión de pastores, ovejas muertas, la única que no va firmada por ti, sino por Ferrán Pontón de Egon Soda, y que responde al intento de hacer cada banda una canción diferente con la misma letra. Me pregunto por otras influencias, como la de Rufus T. Firefly, por la presencia de Víctor.
R (Víctor Cabezuelo): Cada vez somos más los grupos que nos hemos empeñado en romper ese supuesto muro entre nosotros. Tiene mucho que ver con que Martí toque también con Mi Capitán. Está todo muy conectado y vamos hacia un mismo sitio, aunque sea desde diferentes lugares.
R (Martí): Hemos formado un grupo de amigos muy grande en el que todos tocamos con todos. Hay cierta unión, si no en el estilo, sí en lo que entendemos como una buena canción y en el empeño de ensalzar la música.

P: Otro artista que os ha regalado los oídos es Santi Balmes, de Love of Lesbian.
R (Martí): Me hace mucha ilusión que me diga que el disco es flipante.

P: Habéis definido el álbum como un disco de teclados. Hay hasta siete diferentes. ¿Cómo vais a llevar esto al directo?
R (Miguel): Tenemos que hacer pruebas para ver cómo lo sacamos a nivel técnico, pero de momento, aunque ensayamos muy duro, el resultado es guay. Creo que los conciertos van a molar mucho. Lo que tenemos claro es que el técnico de sonido que vamos a llevar nos conoce muy bien y es muy bueno.
R (Martí): Además habrá algunas canciones antiguas a las que llevaremos por ese mismo terreno.

Mucho inician el 5 de febrero en Córdoba (sala Hangar) la gira de presentación, que después recalará en Granada (sala Polaroid, 6 de febrero) y en Alicante (Stereo, 12 de febrero) y, ya en verano, en el festival Sonorama de Aranda de Duero (Burgos).