Desde la caída en picado de las ventas de discos el sector de la música se plantea una misma pregunta: ¿Cómo conseguir ingresos con proyectos musicales? Sin duda, la música en vivo es una de las principales fuentes de ingresos, pero quizás hay que cambiar el punto de partida. Si hasta ahora la industria pensaba en generación de contenidos para el público como única vía de monetización –modelo Business to Consumer o B2C-, desde hace unos años manda el Business to Business (B2B). Es decir, proyectos pensados para satisfacer las necesidades de otras empresas y que llegarán al gran público de forma indirecta. Así lo cree el director del Postgrado en Gestión de Empresas de la Industria de la Música de la UPF-IDEC, David Loscos. Con él repasamos cinco vías para monetizar proyectos en la industria musical.

1.- Los clásicos
A pesar de la caída en picado de la industria musical en los últimos 15 años, lo cierto es que se sigue facturando a través de las tres vías clásicas: la grabación, la gestión de derechos de autor y, por supuesto, el directo. Loscos apunta a que la música en vivo se lleva el 50% de esta vía de explotación musical, mientras que en el apartado grabación ya no solo se contempla “la entrada en el estudio, sino también el vídeo en todos sus formatos, como el streaming”. A pesar de seguir vigente, Loscos relativiza el peso del lado más clásico de la industria basado en el modelo B2C. “Estamos hablando de tres campos que suman una facturación global de unos 1.000 millones de euros, lo que vendrían a ser 10 Neymars o 10 Bales. En cualquier otra industria esta cifra sería insignificante”

2.- Economía creativa
La fórmula más clara del modelo B2B. Al margen de la creación musical para el consumidor, ya existen varios casos de artistas que reservan parte de su tiempo para componer por encargo, ya sea para empresas de marketing, videojuegos e incluso cualquier otro tipo de arte. “La música aporta valor de manera directa en todas las vertientes de la economía creativa, excepto en la literatura. Se introduce en al cadena de valor de, por ejemplo, el teatro y el circo”, analiza Loscos.

3.- Fusiones artísticas
La relación entre música y arte puede ir más allá del mero acompañamiento. “¿Quién puede definir a Cirque du Soléil únicamente como artistas de circo o de teatro? La realidad es que crean historias en las que la música forma parte fundamental del argumento y la ambientación”, sintetiza el experto, que considera que tanto estas fusiones como la creación de músicas a la carta para productos están creando un modelo de negocio “muy relevante”.

4.- La música como motor tecnológico
iPhone y Youtube. Quizás dos de los principales canales de consumo de contenidos actuales y que no tendrían ningún sentido sin la música. Por eso, Loscos considera que el sector musical es uno de los principales motores del desarrollo en programación y hardware, aunque advierte de los déficits que aún existen para monetizar esta realidad. “Uno de los principales contenidos en redes sociales es la música, pero aún debe aparecer alguien que responda cómo podemos capitalizar su aportación al desarrollo de la tecnología”.

5.- La música como “instrumento de seducción masiva” en el exterior
Quizás la vertiente más difusa. Tiene que ver con la exportación de artistas nacionales como parte estratégica de la creación de una marca país, y por ahí España sigue con mucho camino por recorrer. “Darse a conocer por el mundo como proveedores musicales genera simpatía y empatía en el exterior y es una herramienta clave para la apertura de mercados”, asegura el docente. Loscos pone el ejemplo de países asiáticos, como Corea o Japón, que están vendiendo géneros entre la electrónica y el pop, los nórdicos europeos, que han consolidado como referentes del rock y del heavy, hasta ejemplos como Brasil que “gracias a la música se ha ganado ser un país que mola”. Al otro lado está Rusia, que está “desesperada” por ofrecer productos que gusten y que “el resto del mundo les quiera”. Loscos insiste en la necesidad de aprovechar esta vía, no solo por las oportunidades que puede crear en la industria musical, sino por las puertas que puede abrir al resto de sectores. “La música es un instrumento de seducción masiva”, concluye.

El artículo de Víctor Solvas se publicó originalmente en APMusicales.com el 15 de agosto de 2014.

Sobre El Autor

Victor Solvas
Victor Solvas

Redactor para APMusicales y jefe de redacción del 'Anuario de la Música en Vivo'. Anteriormente, responsable de prensa de The Walkers.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.