31 conciertos: Sexy Sadie o cuando sabes que te haces mayor

Para escuchar mientras lees:

Cuando a un grupo lo has visto de adolescente en sus inicios defendiendo sus primeros discos en directo, has vivido su encumbramiento en grandes festivales y casi cuatro años después de su separación has asistido a un concierto de reunión sólo puede significar que te has hecho más mayor de lo que te gustaría.

A Sexy Sadie he tenido la suerte de verlos media docena de veces en diferentes formatos: cuando acababan de sacar su primer éxito ‘In The Water’ en una fiesta de Palma, triunfando en conciertos de distintas giras o en festivales, como cuando los vi arrasando en el escenario verde del FIB. Y, una vez separados, los vi en el concierto al que dedico esta entrada. El primer de vario «últimos conciertos de Sexy Sadie».

Esa noche se anunció como una situación excepcional para ver a la banda en directo. La sala Cultura Club estaba a reventar gracias a la gran expectación levantada. Quizás el triunfo de esa noche les animaría a seguir girando y a desempolvar sus éxitos tantas veces como haga falta. Los seguidores de siempre confiamos en que alguna vez vuelvan a scar nuevo disco y, si no, al menos tengamos la oportunidad de verlos más veces en directo. Si no sacan disco, pues nos conformaremos con lo que su cantante, Jaime García Soriano, publique como Señor Nadie o como le apetezca.

De todas formas, después de tantos años y habiendo gozado un éxito relativo en el mundo indie difícilmente superable, se entiende que decidieran dar descanso al grupo y separarse. En una entrevista de Julio Ruiz a Señor Chinarro, este comentaba que le encantaría llegar a público más joven, pues muchos de sus seguidores han ido creciendo junto a él y ahora muchos tienen niños y, por tanto, más dificultades para acudir a sus conciertos.

Algo parecido le debió pasar a Sexy Sadie. Ellos probablmente lo dejaron antes de que empezara su declive. De todas formas, esa noche de mayo de 2010 no solo consiguió reunir a su público de siempre, sino que también había nuevas generaciones que casi con seguridad los veían por vez primera. Seguro que al grupo le debió gustar ver que nuevos adeptos les acompañaban esa noche. El concierto fue una auténtica fiesta gracias a la sucesión de himnos, sin la necesidad de defender nuevas canciones.

A mí personalmente, canciones como ‘Charlie Jones’, ‘A Brand New World’ o ‘Stay Behind Me’ son temas que podrían no aparecer en sus directos, pero que me parecen de lo mejorcito de su repertorio, por lo que me encantan que las toquen. Y también, por supuesto, los éxitos que les encumbraron a la cima del indie del país, como ‘My Bike, ‘In The Water’, ‘Someone Like You’ o ‘You Know It’s The Way You Like It’.

Una gran noche de la que recuerdo especialmente el momento en que cogí del escenario el setlist al segundo intento. Pues un pisotón en la mano lo impidió la primera vez. Con la banda retirada del escenario tras el bis de rigor yo supuse que se había terminado, y más donde podía leer perfectamente que no habían más temas en el listado de canciones, así que fui a coger la hoja y un simpático segurata me frenó con un pisotón,… pero quedaba una sorpresa en forma de versión. ‘Isal de Encanta’ de los Pixies nos puso a botar a todos dejando un gran sabor de boca. Buen broche final para una gran noche.