Durante los últimos 20 años, la Asociación de Promotores Musicales ha contribuido a consolidar la industria de la música en vivo en España. Y, sin lugar a dudas, quien ha colaborado para conseguir esta buena salud del sector ha sido el público. 20 personas cuentan sus anécdotas más inolvidables en festivales o conciertos. Hoy recogemos la historia de Luis en el Sonorama Ribera.

José Luis ha sido un fan fiel del Sonorama Ribera desde la primera edición en 1998. Solo ha faltado en un año, en el que estaba de viaje y sintió morriña. “Para mí, hablar del Sonorama, es hablar de familia. Además de la gran pandilla de amigos con la que he asistido durante tantos años, allí he conocido a muchísima gente inolvidable.” Asimismo, tiene especial cariño a la edición de 2016, en la que él mismo llegó a tocar con su grupo, Disciplina Atlántico.

Otra anécdota que recuerda fue durante una edición en la que se hacía una fiesta privada para los trabajadores del festival y a la que no podía pasar el público general. José Luis se encontró con Joel Gibb, cantante internacional que había tocado como cabeza de cartel con su banda The Hidden Cameras horas antes, y al que no dejaba pasar la gente de seguridad. Ni corto ni perezoso, José Luis ayudó a entrar en la fiesta al artista, que no entendía el castellano. Acabó pasando la noche con él y con los otros integrantes de la banda, quienes le fueron dando bebida y besos en agradecimiento.


Este texto forma parte del reportaje 20 años de público de Olga García ha sido originalmente publicado en el ‘Anuario de la música en vivo 2020 – Especial 20 Aniversario‘ de la Asociación de Promotores Musicales.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.