Ahora en formato trío, los franceses rompen el silencio después de cinco años con un álbum que amplía la electrónica psicodélica que practican, coqueteando con sonidos de la jungla, hip hop y no wave sin perder su afinidad a las bandas sonoras y a los sintetizadores.


Ha pasado un lustro desde el último álbum de Zombie Zombie Rituels d’un Nouveau Monde. En este tiempo, el trío francés firmó 2 bandas sonoras y creó la música que acompaña un espectáculo de circo contemporáneo. Ahora, después de diez años del lanzamiento de su primer trabajo, A Land for Renegades — recordado por ser uno de los 10 mejores álbumes del año según Rough Trade — se atreven a conectar con la ciencia ficción con Livity y afianzan su relación con Versatile Records.

Con una portada diseñada por el mítico dibujante Philippe Druillet, el título del álbum remite al concepto espiritual rastafari basado en la idea de una energía que existe dentro de cada uno de nosotros y que fluye a través de todas las personas y seres vivos. El álbum se compone de 7 pistas tocadas en directo durante 7 días en los Red Bull Studios de París a cargo de dos reconocidos ingenieros, Thibaut Javoy y Jerome Caron, y masterizado por el legendario DJ y productor I:Cube.

En canciones como ‘Livity’, que el grupo grabó en Laos, se presenta una salvaje combinación de bombos 808 y hechizantes sonidos de la jungla que suenan bastante diferentes a cualquier otra cosa. En otras, como ‘Hippocampe’, da la impresión de escuchar un hip hop de la vieja escuela con el poder de una banda de metal que ha reemplazado sus guitarras con un ejército de sintetizadores.

Al igual que con toda la música de Zombie Zombie, el componente cinematográfico sigue siendo fuerte: títulos como ‘Ils existent’ o ‘Acera’ fueron originalmente compuestos para conciertos que acompañan a las películas de Jean Painlevé y Maurice Pialat. La energía del comienzo todavía está muy presente, como es, por supuesto, la inspiración kraut.

Pero también es un álbum que toma nuevas direcciones y riesgos, como en ‘Looose’, que trae a la mente el Art Ensemble of Chicago, o el groove de James Chance en Nueva York a principios de los 80, presentando los solos de saxo de Etienne Jaumet y la trompeta del Dr. Schonberg.

El grupo también ofrece algunos títulos más lentos y tranquilos como ‘Heavy Meditation’, así como la exploración de pistas experimentales en la línea de grupos franceses de los 70 como Lard Free o Richard Pinhas, en la canción adicional ‘Black Moon’.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.