Tras decidir en julio su aplazamiento al plenario, el próximo 12 de septiembre el Parlamento Europeo tiene que votar la propuesta del rapporteur Axel Voss sobre derechos de autor en el mercado digital, que podría suponer una mejora de los ingresos que perciben por parte de las plataformas digitales tanto los artistas como los sellos discográficos.

Algunas plataformas de contenidos subidos por usuarios, como YouTube, no remuneran a los creadores como debieran porque no tienen la obligación de licenciar con los titulares de las obras que explotan. Dichas plataformas se escudan en una legislación obsoleta (aprobada cuando todavía no existían este tipo de servicios digitales) para argumentar que son meros proveedores de alojamiento de contenidos, cuando es patente que la actividad que realizan es un acto de comunicación pública.

Un ejemplo de la desprotección de los creadores frente a estos gigantes tecnológicos es que éstos imponen unilateralmente las condiciones de remuneración por el uso de sus obras. El pasado febrero, YouTube dejó de pagar a los titulares de canales los con menos de 4.000 horas de visualización en los últimos 12 meses o menos de 1.000 suscriptores por las visualizaciones de sus vídeos. Los pequeños sellos y artistas son los más perjudicados por estas prácticas abusivas.

La cosa tampoco está mejor para los pocos que sí consiguen cumplir estas condiciones. YouTube es de largo la plataforma que menos paga a los creadores por stream, muy por debajo de los servicios que sí deben negociar licencias con los titulares de derechos como Spotify, Apple Music o Deezer. Sin embargo, es la que más usuarios tiene, generando una brecha de valor o value gap que perjudica enormemente a los sellos y artistas, cuyos ingresos dependen cada vez más del streaming.

En las redes, la batalla es muy desigual. Una campaña de desinformación orquestada por las grandes corporaciones tecnológicas ha hecho creer a la opinión pública que el nuevo reglamento supondrá la censura de los contenidos, filtros en su subida y que será el fin de los memes, Wikipedia y de Internet. Nada de esto es cierto. En realidad, la nueva normativa nos protegerá tanto a creadores como a usuarios y nos brindará mucho más:

  • Todos los creadores tendrán voz en el entorno digital, sin importar cuán grandes sean o de dónde provengan.
  • Las discográficas y editores deberán pagar a los autores y artistas de manera justa y transparente.
  • Las plataformas que dan acceso a contenido protegido por derechos de autor (como YouTube) requerirán licencias.
  • Los ciudadanos estarán cubiertos ya que estas licencias cubrirán automáticamente sus cargas.
  • Se implementarán medidas para identificar el contenido para que los creadores puedan recibir pagos.
  • Las plataformas no estarán obligadas a utilizar medidas de monitoreo o vigilancia general.
  • Las enciclopedias en línea, los softwares de código abierto y los sitios de blogs estarán exentos.
  • Cualquier medida adoptada deberá respetar las normas sobre privacidad y tratamiento de datos personales.
  • Las reglas que permiten la caricatura y la parodia se seguirán aplicando a los memes.
  • La libertad de expresión y otros derechos fundamentales se mantendrán para creadores y ciudadanos.
  • Las startups y las pyme tendrán flexibilidad para aplicar las medidas necesarias.
  • La naturaleza de los servicios, la disponibilidad y la eficacia de las tecnologías se tendrán en cuenta.

Es el momento de actuar para que los derechos de las personas que crean cualquier contenido cultural sean respetados. Es el momento de cimentar una internet justa y sostenible para los usuarios pero también para los creadores. Hoy es la música, pero mañana puede ser cualquier puesto de trabajo el que se vea comprometido por el avance indiscriminado y no regulado de alguna plataforma digital.

Sobre El Autor

APM

La Asociación de Promotores Musicales (APM) es la principal representante de la industria de la música en vivo en España. Sus socios representan al 80% de los promotores privados del país, y son los responsables de las principales giras nacionales e internacionales y festivales que se celebran.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.