Embusteros es una banda cordobesa formada por José Espín (voz principal y bajo), Germán Muñoz (guitarras y coros), Rafa Urbano (guitarra y coros) y Faly (batería). Cinco músicos que, juntos, han pasado por los escenarios de festivales como el Sonorama Ribera, el Festival Gigante y el B-Side Festival, avanzando las canciones de su disco La Verdad, que Warner Music Spain ha publicado este 10 de febrero.

Un camino largo que tiene un inicio. “Recuerdo que con unos seis años, a finales de los 80, me gustaban Hombres G y había un festival cerca de mi pueblo en el que tocaban”, cuenta Urbano a APMusicales.com. “A ese concierto fuimos mi padre y yo, pero él quería ver a Rosendo, que también estaba. Al final, Hombres G no pudieron ir, pero disfruté de los demás grupos como lo que era, un enano. Sobre todo, de Rosendo. Recuerdo estar haciendo air guitar entre el público y mi padre sentado en la grada”.

Faly, el batería, también recuerda a la perfección su primera experiencia musical relevante. Fue en unas vacaciones familiares en Torre del Mar, un pueblo de Málaga. Allí tocaba José Manuel Ortega Heredia, el cantante y guitarrista español que a los once años ya acompañaba a Enrique Morente y que fue conocido con el nombre de Manzanita.

Más tarde llegó el concierto que, a pesar de no ser “el detonante” de su trayectoria artística, impresionó a Muñoz como “espectáculo integral”: Mecano en la gira de Descanso dominical. “La plaza de toros de Córdoba estaba hasta la bandera, ellos eran unos musicazos, la iluminación me parecía vanguardista, como su vestuario, las canciones y la coreografía. Es una noche que todavía recuerdo con bastante detalle”.

Al cantante, José Espín, el momento clave no le llegó hasta 2003. Muñoz le había convencido para ir a ver a Mark Knopfler. “No sé cómo lo consiguió porque no me gusta nada”, aclara. Pero el exlíder de Dire Straits tuvo un accidente de moto y acabó anulando el concierto. Les devolvieron el dinero y Espín decidió que debía reinvertirlo en otro show de las mismas características. Ese mismo mes, salieron a la venta las entradas para ver a Bruce Springsteen, que venía a España y hacía parada en el estadio de La Peineta.

“Sin saber cómo, allí me planté solo en un concierto de 35.000 personas para ver a un artista que tampoco me atraía demasiado. Eso sí, con un mini de cerveza en la mano por lo que pudiera a pasar, y ahí surgió la magia. Tres horas y media de concierto, dándolo todo, dejándose la piel en cada tema y sin darle al público un solo segundo de respiración. ¡Hasta hizo el pino con el micro! Lo recuerdo como si fuese ayer… Ese día llegué a casa convencido de lo que quería y sobre todo, de la importancia de la actitud en el escenario. Esto es algo que hemos hablado miles de veces entre nosotros y que tratamos de cuidar en cada concierto. No basta con tocar tus canciones, hay que sudarlas”, asegura Espín. Embusteros tocarán el próximo 31 de marzo en El Hangar, Córdoba; y el 27 de abril en la Sala Sol de Madrid.

Sobre El Autor

Gerard De Josep

Periodista y filólogo. Ha sido corresponsal en Grecia, ha publicado un libro sobre Syriza y actualmente escribe desde Barcelona para varios medios culturales. En su pueblo natal, organizó durante cuatro años un pequeño festival de música.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.