Quién de los que se dedican a la música, ya sea en sus primeros años o en los veteranos, no ha soltado esta frase. ¿Y si montamos un bar?

Se exclama en la comodidad de una silla de madera y estirando el brazo para que el camarero te de otra caña más. Pero hay un grupo que volvió realidad esa declaración de las seis de la mañana. Y durante muchos años no se volvieron a sentar (al menos tranquilamente) en la barra.

Unos de esos montaron el Sidecar y hoy, 35 años después de su primer concierto están celebrando a lo alto la permanencia de una sala clásica entre los barceloneses.

Si en 1982, un 13 de noviembre, abrieron las puertas a unas cuantas personas… en el 2016 celebraban más de 5.000 conciertos volviéndose un escaparate de talentos locales e internacionales. Y como la fiesta no podía terminar, ¿quién se vuelve a casa a las dos de la mañana?, siguen celebrando con su 35º aniversario. Que se dice rápido pero es más de lo que han vivido salas que se pensaban permanentes.

Competían con la movida madrileña años atrás y ahora siguen en un barrio que ha mutado considerablemente

Este 13 de noviembre es la fecha esperada. ¿Cuál es la manera en que se festeja? Como siempre: programando un mes entero con el mismo entusiasmo con que lo han hecho hasta ahora.

No bailarán solos, viene la Radio 3, compañera de baile de la sala. El homenaje funcionará con un directo desde la sala Sidecar con charlas, tertulias, entrevistas y conciertos de Josele Santiago, Ladilla Rusa, MIQUI PUIG F.C., Las Bajas Pasiones, Xarim Aresté y Distrito V (el primer grupo que actuó en directo en la sala).

Así mismo, uno de sus fundadores, Roberto Tierz ha sido galardonado por la Medalla de Honor del 2017  por su labor profesional. Gerardo Pisarello, tenientede alcalde de Barcelona ha afirmado que “estas medallas tienen como objetivo reconocer a las personas y entidades que han dedicado su tiempo y esfuerzo a hacer a Barcelona una ciudad más amable, alegre, científicamente innovadora, solidaria y justa”. Entre los galardonados también se encuentra Loquillo.

Solo podemos concluir que todos los que nos hemos sentado en una barra, disfrutado de la música y bailado un sinfín de conciertos solo nos queda agradecer la labor de estos locos que se levantaron de la silla y volvieron realidad aquello de ¿y si montamos un bar?. Pero…tío…que suene música guay.

Para todos aquellos que se quieran agregar a la lista de invitados, la página web de Sidecar tiene abiertas las invitaciones.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.