Contenido patrocinado por See Tickets


Hace un par de ediciones el Cruïlla comenzó a compartir en sus pantallas entre concierto y concierto los datos curiosos que habían recopilado de todos sus asistentes. “Hay 40 Julias, pero solo hay un Fermín”. Al público le causó tanta simpatía el dato que se dedicaron a buscar a ese Fermín. Mientras tanto, a otros les llegó una aviso de que podrían conocer a sus artistas favoritos. Coincidía que era el cumpleaños de todos ellos. El Cruïlla lo sabía. 

“Nosotros comenzamos a utilizar el big data para dejar de ver a nuestro público como algo más que una masa y visualizarlo como personas singulares con nombres y apellidos”, afirma Jordi Herreruela, director y fundador del festival. Pero la anécdota no queda allí. Desde entonces, cada año han aumentado este análisis para seguir dando una atención personalizada a un festival que en esta última edición asistieron 78.000 espectadores. “Buscábamos una tecnología que nos ayudara a ir más allá. Especialmente en esta histórica décima edición”, agrega Herreruela. 

Esta tecnología la encontraron con See Tickets, ticketera perteneciente al gigante multinacional francés Grupo Vivendi. Desembarcó en el 2018 en el mercado español con un claro mensaje: ser un socio tecnológico de las promotoras. Gracias a la integración de varias plataformas pueden recoger hasta tres veces más datos, analizar los gustos y comportamientos y ofrecer al promotor campañas de marketing que ayuden a perfeccionar la oferta de servicios personalizados. Eso que tanto buscaba el Cruïlla desde sus inicios.

El Cruïlla aprovecha los servicios tecnológicos de See Tickets para hipersegmentar las preferencias de compra de los asistentes. La plataforma ofrece variedad a la hora de escoger tipo de entradas. Por ejemplo, se puede sacar un cupo de entradas limitadas, u otro tipo de entradas limitadas por tiempo, también se pueden escoger cupos de uso limitado con un número máximo de tickets por compra además de otras opciones. Además, para representar la filosofía del festival, también se ha dispuesto una manera fácil de donar dinero a la ONG que colabora con el equipo del festival. 

“See Tickets es la plataforma ideal para acompañarnos en nuestro proceso. Tienen el sistema más innovador del mercado. Cosa poco valorada en España, donde se ha visto al ticketing como un mal necesario… Nosotros no queríamos buscar el sistema más barato ni el que ofreciera un especial servicio de financiación, sino que queríamos a alguien que nos ayudara a convertir las visitas en ventas”, agrega Herreruela. 

Sabe lo que dice. Sus datos le han indicado que el 60% de los asistentes son un público que no suele consumir música en vivo. Esto ha dado fuerza a la oportunidad de reinventar lo que se considera un festival de música para buscar representación de otras facetas del espectáculo. Es así que este año iniciaron las Cruïlla Talks, el escenario Cruïlla Comedy y actividades de artes plásticas y performance. 

Todo esto manteniendo el tono cercano que siempre ha buscado el festival. Una prueba de ello es que el 95% de los asistentes son locales. He allí el reto de la organización y See Tickets: ayudar a que un público no habitual de música en vivo tenga un nivel de implicación tan alto que vuelva a repetir el año siguiente. La ecuación Cruïlla- See Tickets tiene otros dos años de duración. Ambas partes saben que la pueden explotar al máximo. 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.