Para escuchar mientras lees:

Si hay algo que me gusta particularmente de los músicos es su forma de competir. Creo que en el mundo de las empresas el concepto de ‘competencia’ y ‘competir’ es demasiado cerrado y negativo. A menudo vemos noticias en los medios sobre empresas que denuncian a otras empresas, o casos de espionaje industrial, e incluso en las escuelas de negocios se llega a enseñar estrategias y tácticas para llevar a cabo «la lucha» por el mercado. Luego tenemos la publicidad comparativa, en la que unas marcas hablan mal de las otras para decirle al público que ellos son mejores. Y yo me pregunto: ¿tiene que ser todo tan bélico? ¿Es realmente necesario? Dejemos las batallas sangrientas para los campos de batalla, bastante desgracia tiene la humanidad con esa lacra que parece inherente al ser humano. ¿Por qué traemos esa mentalidad al mundo de la empresa? ¿Por qué necesitamos pelearnos?

¿Qué hacen los músicos? Los músicos compiten dignificando a otros músicos. No hay espionaje industrial entre ellos, aunque frecuentemente unos músicos se inspiran en otros (y a veces también hay denuncias por plagio). A veces la inspiración juega malas pasadas y compones una canción sin darte cuenta de que esa melodía la tenías dando vueltas por tu mente porque la habías escuchado en la radio…y era de otro. También es fácil componer con el estilo de otro músico. Alguien que te escuche pensará que tu canción es del otro solo por el estilo. Esas cosas nos pasan a los músicos: son difíciles de demostrar, pero fáciles de comprender.

¿Se acuerdan de Sting cantando ‘Little wing’ de su álbum ‘Nothing like the sun’? Los irlandeses The Corrs también la cantaron a su manera. Esa canción no era de ninguno de los dos; esa es una de la canciones más bonitas y delicadas de uno de los músicos más reverenciados e innovadores de la historia: esa canción es de Jimi Hendris. Al versionarla, tanto Sting como The Corrs también homenajeaban a ese gran genio de la guitarra prematuramente desaparecido. Al hacerlo se dignifican como músicos, primero porque reconocen y honran a un músico que les precedió, y segundo porque hacen más gran a la música misma.

Cuando un músico versiona una canción de otro músico está lanzando un mensaje muy honesto al mundo: respeto y admiro a este músico, adoro su música y humildemente he querido rendirle homenaje con mi propia versión de esta canción. Alguna versiones se convierten en divertidas anécdotas, otras es mejor olvidar que existieron, pero otras mejoran el original. Es el caso de la maravillosa versión de la canción ‘Fields of Gold’ que interpretó la tristemente desaparecida Eva Cassidy. El propio Sting (su autor) reconoció que le había superado.

Hay muchos casos de canciones que no se hacen muy famosas de la mano de sus autores, pero años más tarde alguien famoso las versiona con éxito, y por arte de magia las ventas del original se disparan. Nadie pierde, todos ganan. Eso es competir colaborativamente, con honestidad, con respeto, reconociendo y honrando a otro «competidor», diciéndole al mundo que le respetamos.

Sobre El Autor

Salva López

Profesor de marketing y creatividad en Esade. Autor de 'Rockvolución empresarial' y 'Persiguiendo la excelencia: el verdadero valor de los procesos' Web: www.rockynegocios.com Twitter: @Viajerosonico

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.