En el 2009 soñaba con publicar un álbum y tirarse a la piscina del folk/pop/americana de una vez por todas. En el 2014, con el álbum Dear Great Camyon, logró que Howard Bileman, el mismo que produjo Funeral de Arcade Fire,  trabajara en sus canciones y que Gavin Gardiner (The Wooden Sky)  tocara con ella. 12 sencillos que lanzaban de manera más potente el nombre de Joana Serrat al mundo de la música.

Ahora, a finales de 2017, lanza su cuarto EP Driping Springs,  que más que a primavera sus canciones saben a otoño. A volver a casa con un abrigo abierto y jugando a pisar las hojas de los árboles al ritmo del bajo mientras escuchas la propuesta musical de esta chica talentosa.

El resto del espectáculo fue una locura. Le recuerdo tocar el piano de cola, sentado en su banqueta dando la espalda a las teclas y también haciéndolo estirado sobre la tapa del instrumento

Joana Serrat se abre un poco para APMusicales.com y nos cuenta cuál fue el #EpicConcert que le abrió la ventana al mundo de las posibilidades. No fue Iron & Wine como podríamos suponer...fue Prince el que le hizo sentir la chispa del querer tocar en vivo. De sentir la adrenalina. De no querer bajar del escenario ni dejar de tocar. “Cuando tenía 9 años, mi tía me llevó a ver a Prince al Palau Sant Jordi (Barcelona). Era mi primer concierto. Me había pasado todo un año ahorrando y esperando la cita para ver a quién entonces era un ídolo para mí“, recuerda.

Fue espectacular, como todos los conciertos que hacía el cantautor estadounidense. Ese momento se grabó en la memoria de una niña proveniente de Vic que apostaría por una carrera artística unos años después: “El concierto empezó con Prince descendiendo del techo, cogido a una cadena, mientras cantaba. Cuando tocó suelo, hizo un par de piruetas y seguidamente se quitó el traje y todos vimos que no era él sino su bailarina, Mayte García. A partir de ese instante, el resto del espectáculo fue una locura. Le recuerdo tocar el piano de cola, sentado en su banqueta dando la espalda a las teclas y también haciéndolo estirado sobre la tapa del instrumento.”

Aunque en el aspecto formal, la propuesta musical de Prince no ha afectado la de Joana, y el espectáculo del cantante dista mucho de la sencillez que tiene ella en el escenario. La cantante afirma que se inspira en el concepto clásico del concierto de Rock y Folk, pero que el espectáculo de Prince dejó una huella importante en ella, “La adrenalina que sentí alimentó más mis fantasías de ser cantante y subir a un escenario algún día.”

Por otra parte, afirma, “si tuviera que elegir algún disco que hizo que quisiera hacer canciones, diría el Unplugged de Neil Young. Fue la primera ves que escuchaba su música y me marcó para siempre”.

Sobre El Autor

Maca Arena

Gestora cultural de profesión y periodista por pasión

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.