Pablo López vive probablemente el momento más dulce de su carrera musical con el lanzamiento de su tercer trabajo, Camino, fuego y libertad, tras consagrarse con su anterior álbum y su disco de platino en ventas como uno de los compositores e intérpretes más pujantes en España. La racha parece continuar y quien fuera hasta hace unos días “coach” del programa La Voz actuará el próximo verano el Teatro Real con todas las entradas vendidas, un sueño, como cuenta a APMusicales.

PREGUNTA: Este es un disco de canciones bombásticas, intensas…
RESPUESTA: Me he columpiado, sí. Me he permitido el lujo más bonito de mi vida. En este disco dije que me llevaran a una pensión si hacía falta, pero que quería tocar con una orquesta.

P: ¿Siempre compones con el piano?
R: Sí, soy dependiente del piano para componer, aunque una de las canciones, El futuro, la hice con un sintetizador y salió muy Toto.

P: ¿Cómo harás para trasladar todos estos sonidos a un concierto?
R: Me he pasado. He escuchado demasiado a Hans Zimmer y a John Williams y he querido hacer una banda sonora. No sé cómo llevar esto al directo. Estoy intentando fichar a un par de músicos chulos para ello.

P: ¿Te ha cambiado mucho la vida con la fama?
R: Me ha cambiado la vida en otros aspectos distintos a la fama. Estoy tan obsesionado con la música y con estar encima del escenario que, cuando no lo hago, intento hacer de mi vida un pequeño parque de atracciones. No tengo excentricidades, pero hablo de permitirme retrasar un vuelo desde Los Angeles con relativa facilidad. Eso para mí, que vengo de una austeridad y humildad absoluta, era un mundo.

“En 40 de los más de 100 conciertos de la anterior gira no gané un euro más que cualquiera de los que trabajaban en el teatro”

P: ¿Cómo ha afectado tu presencia en La Voz a tus giras?
R: El tipo de gira que hago por ahora no se ha visto sensiblemente afectado, aunque sí hay un interés mayor y mejores condiciones para hacerlo en condiciones más óptimas. De todos modos, los 40 conciertos de esta primera tacada estaban contratados desde antes de que pusiera un pie en televisión. Eso me encanta, porque viene del bagaje de mi trato con los promotores, de lo feliz que yo fui en el escenario y de lo feliz que les hice a ellos.

P: ¿Cómo se prospera en el mundo del directo?
R: Tengo la suerte de haber tenido desde siempre el respeto de los periodistas y de la gente que se dedica a esto y yo he intentado corresponder siempre. La coherencia es lo que te hace sobrevivir con un promotor y morir junto a él de la mano. A veces se pierde esa coherencia con los cachés y el precio de los tickets. Si empiezas la casa por el tejado, marcando cuánto quieres ganar por tocar en un sitio… Todos queremos ganarnos la vida con esto, pero lo que a mí más me gusta es tocar y, en la gira pasada, en 40 de los más de 100 conciertos, no gané un euro más que cualquiera de los que estaban trabajando en el teatro. Y yo hubiera pagado, incluso.

P: ¿Hay que ser humilde?
R: Hay que hablar con el promotor cara a cara. Tengo la suerte de tener al mejor equipo para eso, como Armand (Martín), que me ha enseñado a poner las prioridades encima de la mesa. Si tenemos para vivir, no nos volvamos locos.

“Me colapsé después de que se agotaran las entradas para el Real”

P: ¿Cómo llevaste que se agotaran en solo unas horas todas las entradas para verte el próximo verano en el Teatro Real?
R: Fue una mezcla de sueños tal que me colapsé. Me regañaron, porque me fui por ahí sin coger el teléfono, pero estaba en “shock”. He ido varias veces al Real a tocar con compañeros como Rosario o Juanes y, cuando todo el mundo se iba, me quedaba allí como un idiota mirando el escenario y el patio de butacas.

P: ¿Te gusta tocar en ese tipo de recintos?
R: Soy muy admirador de los teatros y en España los hay fantásticos. El Cervantes, el Falla, el Lope de Vega, el Arriaga, el Liceo… pero el Real tiene algo, serán sus fantasmas o su historia.

P: ¿Y después de eso… soñar con Las Ventas?
R: No he ido nunca a una plaza de toros ni iré jamás, eso es un tema aparte, pero para la música son lugares mágicos por su verticalidad y su acústica. En Las Ventas he visto muchísimos directos, como Noches de Flamenco y Blues de Raimundo Amador, la gira No Es lo Mismo de Alejandro Sanz, Pablo Alborán o Extremoduro… En esa arena además han pasado cosas maravillosas.

La gira de Pablo López arrancará el 10 de febrero en el Auditorio de Roquetas de Mar (Almería) y continuará el día 16 en Valencia (Auditorio del Palau de Les Arts Reina Sofía), el 17 en Girona (Auditori) y el 23 en Granada (Palacio de Congresos), en todos los casos con las entradas agotadas. En julio será además una de las estrellas del Universal Music Festival en Madrid.

Sobre El Autor

APM

La Asociación de Promotores Musicales (APM) es la principal representante de la industria de la música en vivo en España. Sus socios representan al 80% de los promotores privados del país, y son los responsables de las principales giras nacionales e internacionales y festivales que se celebran.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.