2018 ha sido un año revelador para los profesionales del sector, que no dudan en definirlo como uno de los mejores de la historia. Las giras de Operación Triunfo, Pablo Alborán y Fito & Fitipaldis, además de las de Pablo López, Dani Martín, Manolo García, Antonio Orozco y Loquillo han encabezado un ranking que destaca por su variedad. Las notas positivas llegan de la mano de las colaboraciones, que siguen ganando terreno, y de los nuevos formatos de gira, como Love the 90’s, que dan casi todo el poder de la programación al espectador. El punto negativo, por otro lado, sigue siendo la falta de presencia femenina: solo Rozalén aparece en el Top 10.

Cambio de paradigma

Tarde del sábado 3 de marzo de 2018 en Barcelona. Todo está listo para el primer concierto del retorno de OT en el Palau Sant Jordi. A los concursantes les espera una catarsis colectiva que se alargará hasta el 28 de diciembre, cuando dos recitales en el mismo recinto les conviertan, junto con Pablo Alborán, en la gira más seguida del año en el panorama nacional. Así, las buenas cifras de audiencia que cosechó el talent show se han traducido en numerosos sold out durante los 24 conciertos que se organizaron para la ocasión.

Aparte de las excepcionales cifras, el tour de OT ha traído consigo una novedad importante. Por primera vez, Live Nation Barcelona se ha involucrado en una gira nacional tan extensa. Pino Sagliocco, su presidente, no duda en tildar el fenómeno televisivo de “revolucionario” y lo compara con lo que supuso la primera edición de Operación Triunfo, cuando Bisbal, Rosa López, Chenoa y Bustamante arrastraron a medio millón de personas en su recorrido por 29 ciudades.

Foto: Juanlu Vela

Tras el éxito, el veterano promotor confirma que su alianza con GTS, TVE y Gestmusic continuará este 2019. “Seguiremos a su lado siempre que nos quieran”, asegura Sagliocco. Precisamente, en los dos últimos conciertos de la gira, los nuevos concursantes de la edición de 2018 tomaron el testigo al interpretar ‘Somos’, el himno de la nueva generación, a modo de tentempié de lo que estaba por venir. Y el WiZink Center de Madrid fue testigo de la primera fecha del nuevo tour de OT, que espera repetir las cifras del anterior.

Para seguir acumulando sold out, las redes sociales serán uno de sus mejores aliados. Ya nadie duda de que hayan cambiado el paradigma a la hora de crear y difundir productos musicales. Desde Sharemusic! lo saben bien. Su marca Love the 90’s nació en un grupo de Facebook y, en el segundo año recorriendo España, ha sumado 125.000 asistentes en catorce fechas. “Esto lo hemos logrado sobre todo por la satisfacción de nuestros espectadores, que se convierten en nuestros principales prescriptores”. Son declaraciones de Hugo Albornoz, CEO de la promotora, recordando que “el público vive el concierto como una gran experiencia creada por y para ellos”.

¿Quién les iba a decir a leyendas de la época como Fernandisco, Rozalla y OBK que volverían a hacer bailar a miles de personas 25 años después y en grandes recintos? Pues aquellos nostálgicos que lo esperaban, preguntaron y Sharemusic! cubrió el nicho que había en el mercado.

Los formatos de gira de Operación triunfo y Love the 90’s han supuesto la consolidación de un modelo diferente al conocido hasta el momento. Acostumbrados al crecimiento orgánico de los artistas, estas propuestas sitúan delante de grandes audiencias a artistas que hace un año eran completamente desconocidos, o a estrellas de otra época con los que un determinado público tiene una conexión más nostálgica. Son dos formatos que se están asentando y, para Albornoz, demuestran que en el sector “todo el mundo tiene su hueco”.

Celebraciones y colaboraciones

También ha sido un año digno de celebración para dos Pablos. Alborán se ha situado, junto a OT, en primera posición del ranking de asistentes, y López ha presentado Camino, fuego y libertad, siendo el artista del ranking que más ha girado, con 71 shows. El esfuerzo tiene premio.

En los últimos seis años, Alborán ha hecho tres giras multitudinarias: en 2013, cuando reunió a 200.000 personas en 38 conciertos; en 2015, con 52 shows y 500.000 asistentes; y en 2018, con 30 fechas y 288.640 entradas vendidas. En esta última ocasión, además, ganó la encuesta ‘Ticket of the year’ de Ticketmaster, en especial por su concierto en el Palau Sant Jordi. A estas alturas nadie duda de que las voces masculinas españolas tienen fieles seguidores. Antonio Orozco, por ejemplo, decidió llevar a cabo la segunda parte de su tour Único, con el cual logró unos números estratosféricos entre 2013 y 2016.

Foto: Juanlu Vela

Otra muestra fue Manolo García, que dividió su gira Geometría del rayo en dos partes. La primera en teatros a lo largo de primavera, a cargo de Galea Producciones; y la segunda en grandes recintos hacia finales de año, de la mano de No Es Nada Personal, la asociación de interés económico (AIE) formada por The Project, Get In y Riff.

Este 2018 contó además con distintas conmemoraciones. Como la de Fito, que celebró sus 20 años con los Fitipaldis junto a 264.400 personas repartidas en 25 fechas y 20 ciudades. La gira fue la primera aventura conjunta de Live Nation Madrid y Riff Producciones tras su alianza en marzo de 2017 para desarrollar la carrera de artistas nacionales. “Cuando decidimos crear el área de management y booking de artistas nacionales, valoramos con qué tipo de artistas queríamos trabajar y Fito estaba dentro de ese abanico”. Son palabras de Javier Arnaiz (Live Nation Madrid), que confiesa que fue rápido y fácil llegar a un acuerdo con Xabier Arretxe ‘Polako’, quien había sido su exsocio en Last Tour y actual mánager de los bilbaínos.

Explicacaba Fito que, en la celebración de las dos décadas, lo que más le apetecía era lo de “poder contar con invitados”. Esta voluntad de compartir ha ido ganando fuerza en los últimos años, ya sea en directo o dentro del estudio. Arnaiz, preguntado sobre el incremento de costes a nivel de producción que puede suponer contar con varios artistas al organizar el tour, se muestra contundente: “Cuando hacemos una gira de estas características, pensamos más en que el resultado final del evento sea el planificado que en el añadido de costes que puede suponer”. Un ejemplo de ello es Dani Martín, que participó en la de Fito y triunfó con la suya. El exlíder de El Canto del Loco planteó una gira radicalmente opuesta a la del año anterior. Grandes éxitos y pequeños fracasos era la fórmula para llenar pabellones. “Hemos enseñado a la gente que se puede ir a un sitio a escuchar, a emocionarse, a estar en silencio mientras alguien está cantando”, comentó sobre su gira por teatros de 2017, antes de reflexionar sobre la que se acercaba: “Creo que el regalo más bonito es hacerles una gira para saltar”. Y vaya si saltaron. Los himnos generacionales y, otra vez la nostalgia, lo elevaron del noveno al quinto puesto con 163.400 espectadores en 22 fechas.

Martín también contó con colegas de profesión: Santi Balmes (Love of Lesbian), Iván Ferreiro y El Drogas (excantante de Barricada) fueron algunos de los nombres que le acompañaron en este periplo. Se trata de unos invitados que ponen en entredicho la supuesta segmentación por géneros que vive la música española. Si antes era difícil imaginar asistentes habituales del Viña Rock comprando entradas para un concierto de Dani Martín, estas colaboraciones ayudan a constatar lo contrario: el intercambio de públicos es cada vez más fluido.

Otro ejemplo de la buena salud de esta complicidad entre artistas es Rozalén. La valenciana, única mujer en el ranking de las giras más seguidas con 67 recitales y 91.492 espectadores, además de dos nominaciones a los Grammy, ha realizado más de 30 colaboraciones durante sus seis años de carrera. El Kanka, Amaia de OT y Kase.O han sido algunos de los artistas con los que ha compartido micrófono en estudios y escenarios. En la mayoría de ocasiones, tal y como comenta Óscar Piñuela, mánager de Vanesa Martín –quién también cuenta con decenas de colaboraciones–, se realizan “más por motivos artísticos que por estrategia”. Pero no es desdeñable el impacto que tienen algunas de ellas, ya que permite a los artistas llegar a públicos con los que quizás no conectarían.

Veteranos y lesiones

Mientras que los jóvenes vienen pisando fuerte, para los veteranos no ha sido un buen año. Y no por su música, que sigue en buena forma, sino por su salud. En 2017, Joaquín Sabina situó su gira Lo niego todo en segunda posición y solo registro una nota discordante: un cuadro severo de gastroenteritis aguda le obligó a suspender dos fechas. Pero en este 2018 tuvo que cancelar hasta cuatro conciertos por una disfonía aguda consecuencia de un proceso vírico.

Una suerte similar corrió Joan Manuel Serrat. El catalán llevaba un gran ritmo cuando una disfonía por laringitis aguda le impidió realizar seis conciertos y tuvo que posponer algunos más. Esto no le impidió, por contra, situarse en el Top 10, gracias a haber recuperado Mediterráneo, su disco más emblemático, casi cincuenta años después de su publicación. Malú, por su lado, tuvo que suspender el inicio del tour Oxígeno porque se rompió los ligamentos de la rodilla en los ensayos. Tras la noticia, se esperaba que en 2019 empezara a correr, pero el último día de enero anunció que cancelaba todos los conciertos.

Pino Sagliocco lanza un aviso para navegantes: “La música en directo ha crecido, sí, pero solo se aguantará lo bueno”. “El éxito está en saber decir que no a tiempo y a no dejarse llevar por las emociones, porque todo lo que sube, baja”, añade

Ranking giras nacionales

Este texto ha sido originalmente publicado como apertura de sección en el décimo aniversario del Anuario de la música en vivo

Sobre El Autor

APM

La Asociación de Promotores Musicales (APM) es la principal representante de la industria de la música en vivo en España. Sus socios representan al 80% de los promotores privados del país, y son los responsables de las principales giras nacionales e internacionales y festivales que se celebran.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.