Editorial del redactor jefe de Mondosonoro, Juan S Luna, para el ‘VI Anuario de la Música en Vivo’

Quienes viven de los campos y la agricultura en este país tan injusto y tan desequilibrado lo tienen claro: sembrar para acabar recogiendo. Habrá años duros, heladas crueles y malas, malísimas cosechas. Pero también llegarán los tiempos brillantes, esos tiempos en los que las cosas andarán viento en popa, aunque ello no signifique dejar de echarle horas y trabajo duro en la faena diaria.

Eso es lo que, desde la APM, están haciendo ahora mismo decenas, centenares de promotores de la asociación… Luchar contra la oscuridad y las tormentas, contra la falta de apoyo institucional e incluso contra el desprecio que algunos sectores de la política de este país les ofrecen como única moneda de cambio.

No queda otra que luchar duro para enfrentarse a un panorama negro que, con esfuerzo y sudores, va tomando poco a poco matices de un gris esperanzador, superar los cientos de trabas diarias (la crisis galopante que nos afecta, el IVA, el afán recaudatorio sin límites de ciertas empresas de gestión de derechos, la falta de profesionalidad de algunos y un largo etcétera), todo ello para consolidar no solamente un sueño (el de acercar la música que nos excita a todo el público que la reclama), sino una industria del directo que puede y debe ocupar un lugar destacado en el rumbo y en la economía de nuestro país.

Sembremos lo máximo posible, tanto como podamos, y rompámonos el espinazo manteniéndonos firmes, sin perder la dignidad y sin dejar que nos pisoteen, porque tenemos buenas tierras para levantar circuitos musicales cada día más amplios, para mantener festivales, salas y giras a pleno rendimiento, para que el público disfrute de esas canciones y esos conciertos que llevan años haciéndonos a todos la vida mejor, más feliz y más llevadera.

Aunque no me gustan los tópicos –y mucho menos en lo que a música se refiere–, ahí van un par: tengo claro que los tiempos están cambiando y que el show debe continuar.

Y ahí estaremos nosotros habiendo aprendido de los malos momentos, habiendo cargado con los desmesurados errores de otros –y con los propios–, pero con las mismas energías de siempre, con la misma profesionalidad y sobre todo con la misma ilusión.

La ilusión de todos aquellos profesionales que intentan día tras día hacer de los sueños una sólida realidad.

Sobre El Autor

APM

La Asociación de Promotores Musicales (APM) es la principal representante de la industria de la música en vivo en España. Sus socios representan al 80% de los promotores privados del país, y son los responsables de las principales giras nacionales e internacionales y festivales que se celebran.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.