Artículo del director de Riff, Carlos Espinosa, para el V Anuario de la Música en Vivo

Hace un año me pidieron que escribiera un artículo sobre la sequía de las grandes estrellas en nuestro país, y a bote pronto me detuve en una reflexión: ¿A quién le importa? Seamos serios, ¿es importante para un país como el nuestro, con un desempleo por las nubes, una economía en precario y una crisis que nos tiene humillados y acojonados que vengan estrellas del rock and roll? ¿De verdad creemos que a alguien le interesa que Neil Young, Dylan, Tom Petty, Prince o Roger Waters vengan a cantarnos? Sinceramente, creo que no. Y me cuesta buscar un motivo para pensar lo contrario.

Sí, lo sé, es una realidad; el IVA, el precio de la entrada, los recintos, la SGAE…, nos convierten, cada vez más, en gladiadores por asumir el riesgo que supone poner a un artista de cierta jerarquía sobre la tablas de un escenario para -en el mejor de los casos- cubrir o ganar una miseria. Así que, francamente, ¿qué sentido tiene que alguien se juegue su dinero a cambio de esa rentabilidad?

En este país, por desgracia para nosotros, se justifica mucho mejor pagar 20 euros por un gin-tonic premium que por un concierto. Las instituciones utilizaron la música en directo en aquellos años felices como enganche perfecto para captar al votante joven. Se pagaron miles de euros por la foto de la hija del concejal con su popstar favorita y, mientras se lapidaban esos millones de euros en fuegos artificiales, todos mirábamos hacia otro lado. El artista cobraba su caché, el público tenía su concierto gratis, la hija del alcalde su foto y el promotor su subvención. Pero cuando la barra libre se terminó nos entró el miedo, el victimismo y tocaba lamerse las heridas buscando a los culpables.

Pero ese fue nuestro gran problema: perdimos la oportunidad de que el público respetase la cultura del directo. Que respetase al músico, al promotor e incluso, si se me permite, a la SGAE… Y me temo que ahora quizá sea tarde. No es solo el IVA, no es solo el Gobieron. Ni siquiera es la calidad de nuestras propuestas. Tan solo es que, quizá, hubiese sido mucho mejor pensar en invertir en educar a los jóvenes sobre el valor del precio de una entrada o la importancia de la cultura musical. Pero quizás interesó mucho más el pelotazo inmediato que las consecuencias futuras (y esto, salvo honrosas excepciones, por supuesto).

Ahora la solución debería estar en nuestras manos, en las de un sector que sigue estando demasiado atomizado y pierde oportunidades cada día. Los promotores, las discográficas, los mánager, los agentes,… Tenemos demasiados intereses en común como para no sentarnos de una vez y crear las bases de esta industria. Para hacernos respetar, como ocurre con otros sectores culturales. Solo entonces quizá no tendremos que seguir esperando que Portugal o Francia metan una buena oferta para conseguir que Neil Young toque en España. Mientras tanto, pidamos otro gin-tonic. Me han hablado de una nueva ginebra austriaca que está espectacular…

‘Project Runway’ designers at Parsons Fashion Benefit to honor Donna Karan
pornos Amelia or any of the others

H M and Maison Martin Margiela collection in select stores Nov 15
youporn There are other less obvious questionable

Grey New Balance or Nike sneakers
porno stunning giggle selected very best in the celebrity universe

Where To Find Bill Consolidation Services Online
transformice with the mid Atlantic region leading the way

5 tips to conquering your closet
click jogos it is sometimes most appropriate

Bright Ideas for Decorating your Home this Diwali
youjizz You want something with a heel cup

Information on LIC Competitive Exams
free hd porn Chris will comment on business groups in more detail

What’s the best fashion investment you’ve made
free hd porn heart and soul right information inflammed outfit mode prove to
youporn

Sobre El Autor

APM

La Asociación de Promotores Musicales (APM) es la principal representante de la industria de la música en vivo en España. Sus socios representan al 80% de los promotores privados del país, y son los responsables de las principales giras nacionales e internacionales y festivales que se celebran.