Artículo de Neo Sala, director de la promotora Doctor Music

En octubre del año 2012, el madrileño Círculo de Bellas Artes abrió sus puertas para mostrar al público una parte de la historia de la promotora de conciertos Doctor Music, que aquel año celebraba sus primeros 30 años de vida. La empresa se había consolidado como una de las promotoras más importantes de Europa y era una exposición repleta de imágenes y objetos de muchos momentos de éxito. Pero sin duda, más allá del atractivo impacto de artistas como Bruce Springsteen, U2, Bon Jovi, Michael Jackson y Tina Turner, una imagen se alzaba sobre las demás, y así lo plasmó el 25 de octubre Miluca Martín en las páginas del diario El País: Un cartel con una vaca gigante preside la entrada. La misma que fue usada como símbolo del Doctor Music Festival, el de la vaca, como se le conocía”.Doctor Music Festival‘, ‘La Vaca‘… Para los que no conocen Doctor Music (como tal), esas dos palabras se trasladan inmediatamente al Doctor Music Festival, y los que conocieron el Doctor Music Festival, inevitablemente piensan en «La Vaca”. Se trata de eso, de lo que fue, de lo que significó y de todo lo que queda de aquellos días mágicos, que permanecen en la memoria de muchísimas personas.

En la medianoche del 12 de julio de 1996 en un valle de los Pirineos Catalanes, Escalarre en pleno corazón de Les Valls d’Àneu, en el escenario principal, apareció la figura de David Bowie ante la mirada de 30.000 personas. Había nacido el primer ‘macro festival’ de nuestro país: setenta artistas, cuatro escenarios y dos carpas, 70 hectáreas de recinto, zona de acampada, multitud de actividades extra musicales. No se había visto nada parecido en todo el sur de Europa hasta ese momento. Aquella primera edición, de la cual hoy se cumplen 20 años, contó con, además del ya citado David Bowie,  Suede, Sepultura, Blur, Lou Red, Iggy Pop, Patti Smith y Bad Religion, entre otros. Cuando en la madrugada del lunes 15 de julio Massive Attack cerró la primera edición del Doctor Music Festival, eso ya no era solamente un macro festival, sino que había nacido un mito: ‘el Woodstock de los Pirineos”’, “el Glastonbury del sur de Europa”, “el valle del rock”. En definitiva, ‘La Vaca’, el padre de todos los festivales de nuestro país.

Doctor Music Festival 1998

Durante las tres siguientes ediciones del festival, dos en los Pirineos (1997-1998) y una última en Asturias (2000), desfilaron cientos de artistas: Bob Dylan, Rage Against The Machine, Beastie Boys, Underworld, Alice Cooper, Extremoduro, Deep Purple, Beck, Pet Shop Boys, entre muchos otros. La variedad de géneros musicales iba desde el pop, rock, punk y hardcore, hasta las tendencias más vanguardistas del techno y el dance. Aunque la impresionante propuesta musical, capital desde el primer momento, fue el principal reclamo del festival, las actividades complementarias a los conciertos fueron pioneras y definitivas: zoco gastronómico, mercadillo, actividades al aire libre, chill out, performances y zona wifi (con carpa de internet donde se podían seguir los conciertos por streaming). No olvidemos que eran los años noventa.

El Doctor Music Festival también fue pionero en infraestructuras y servicios, la mayoría de ellos muy habituales en los festivales de hoy en día, pero me atrevería a decir que no han sido mejorados: zona de acampada, supermercado, cabinas de teléfono, peluquerías y talleres. Y para todo ello, el ‘Doc’, la primera de las monedas oficiales de todos los festivales. La conexión música, ocio y naturaleza fue la fórmula mágica para la mayor parte de sus asistentes. La Organización hizo pedagogía de la ecología y la sostenibilidad con respeto por el medio ambiente, sin escatimar a la hora de importar los elementos más avanzamos en ese sentido.

Doctor Music Festival - Xavi Mercader

Han pasado cuatro años desde que aquel cartel gigante con la vaca a la entrada de la exposición hipnotizase a los visitantes, y 20 años desde que se celebró la primera edición del Doctor Music Festival. Y a pesar de sus solo cuatro ediciones, sigue estando presente en la memoria y el anhelo de la gente: los que estuvieron, y piensan que ha sido su mejor festival; los que no estuvieron por cualquier motivo y lo siguen pensado como una cuenta pendiente; y todos aquellos jóvenes que saben que existió un festival donde todo era distinto. Por qué un festival lo construyen profesionales, pero es la gente quién los hace vivir, incluso cuando el festival ya no está. ¿Qué significa el Doctor Music Festival para la gente? Si preguntas a los que estuvieron, la respuesta es muy común y muy concreta: “Una experiencia increíble”. Habrá una nueva oportunidad. En el 2019, el Pla de Santa María en el Escalarre volverá a ser un valle mágico de experiencias increíbles. Recuperaremos el mejor festival conocido hasta ahora: el ‘Woodstock de los Pirineos’, el de ‘La Vaca’, siempre ‘La Vaca’.

Sobre El Autor

Doctor Music
Neo Sala
Facebook

Fundador y alma máter de la promotora barcelonesa Doctor Music, Neo Sala merece la condición de precursor por su pionero Doctor Music Festival y su apuesta por la internacionalización del escenario español.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.