Nacho Vegas será la próxima semana uno de los protagonistas de la vigésima edición del Festival Sonorama. A él llegará no con un disco nuevo bajo el brazo, sino con un libro de escritos muy personales, Reanudación de las hostilidades, que sirve como excusa para discutir sobre el mercado musical del directo y el neoliberalismo.

PREGUNTA: ¿Es muy distinto escribir para una canción que para el papel?
RESPUESTA: La poesía y las canciones son lenguajes diferentes en sus limitaciones y posibilidades. Cuando surge un texto sabes qué camino puede tomar. A veces están interconectados, porque usan la misma materia prima y algunos poemas de este libro empezaron siendo una canción.

P: En el libro cargas contra el capitalismo más salvaje. ¿Qué consecuencias le ves en la música?
R: El populismo aplicado a la cultura es una conciencia de que tu trabajo ha de ser compartido lo más horizontalmente en la medida de lo posible. Tradicionalmente fue así en el pasado, pasaba de generación en generación, como los romances populares. Todo el mundo tenía acceso, pero en los últimos tiempos, incluida la música, parece dirigida solo a gente con un determinado poder adquisitivo. Las entradas han subido una burrada en los últimos años.

P: ¿Hay gente que se está quedando fuera de la música?
R: Se está haciendo un sesgo de clase en el público y es obvio que está dirigido a un tipo de gente con recursos. Que las artistas no sean demasiado conscientes de esto me parece preocupante. En 2007 vino Bob Dylan y fui a verlo en varias fechas, en pleno apogeo de la administración de Francisco Camps. Cada uno me costó unos 35 euros. La última gira que vino estaban a 100 o 120. Y eso que han pasado unos años en los que la gente lo ha pasado peor.

P: ¿Algún ejemplo para bien?
R: Este año pasado fui a ver a Silvio Rodríguez dentro de su gira y él hizo conciertos con entradas caras, bueno, quizás no tan caras para un artista internacional. Pero luego lo que hizo fue un concierto en Vallecas, como suele hacer en La Habana, abierto para que lo pudiera ver quien quisiera. Es un gesto populista que le honra.

“Se está haciendo un sesgo en la música hacia un público con recursos. Que los artistas no sean conscientes me parece preocupante”

P: ¿Cómo luchas tú contra esa tendencia?
R: Me he encontrado con gente muy joven que no trabaja o que tiene empleos muy precarios y que se quiere acercar a mi música, pero que no se puede permitir pagar 20 euros. Si hago un concierto en el que la entrada es excesivamente cara, procuro compensarlo con otros conciertos.

P: ¿Estás pendiente de ese tipo de cosas como los precios cuando haces un concierto?
R: Lo estoy de unos años a esta parte, que es cuando me he llevado algunos chascos por cosas desorbitadas. Con mi oficina, cuando negociamos un concierto, lo ponemos ya como condición. Aún así, el otro día hicimos uno con toda la banda dos euros por encima de lo que habíamos pactado, según ellos por costes de gestión, que no sabes muy bién a qué se corresponden; tiene que ver con las tiqueteras, que han monopolizado también un poco este mundo de las entradas.

P: ¿Y eso te ha generado problemas?
R: Estas cláusulas alguna vez me han cerrado puertas. Hace dos años íbamos a tocar en el Festival del Mil·lenni. La entrada estaba por encima de los 40 euros y yo puse el límite en 25 bajando nuestro caché, pero nos dijeron que el precio era un ‘valor de producción’ o algo así y que era innegociable. Lancé mi órdago, pero pasaron. Para el siguiente ciclo me volvieron a llamar. Hicimos una acción con la PAH. No conseguimos bajar el precio, pero pusimos nuestros granito de arena para que cambiara el espónsor del festival.

“Tengo una oferta de otra editorial para escribir una novela”

P: ¿Qué podremos ver en tu concierto en el festival Sonorama?
R: Es el único que hacemos en verano por cumplir 20 años. Es un festival con el que tenemos mucha relación. Vendremos de estar ensayando repertorio nuevo y canciones que preparo para un nuevo disco e imagino que estrenaremos algo.

P: ¿Para cuándo ese nuevo álbum, sucesor de Resituación (2014)?
R: No sé cuándo saldrá el disco. Me figuro que ya en 2018. Quizás después del verano pueda ponerme plazos.

P: ¿Y seguirás escribiendo, quizás textos más largos?
R: Tengo una oferta de otra editorial para escribir una novela. Me gustaría, pero requeriría disciplina y un año dedicado a ello, no combinarlo con la edición de un disco y una gira.

Nacho Vegas actuará en la apertura de la vigésima edición del festival Sonorama-Ribera de Aranda de Duero (Burgos), prevista para el jueves 10 de agosto, en un cartel para esa jornada con Loquillo, Amaral y Dorian, entre otros.

Sobre El Autor

APM

La Asociación de Promotores Musicales (APM) es la principal representante de la industria de la música en vivo en España. Sus socios representan al 80% de los promotores privados del país, y son los responsables de las principales giras nacionales e internacionales y festivales que se celebran.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.