Manuel Carrasco nunca ha vivido un momento profesional como el presente. El triunfal «coach» del programa La voz es, actualmente, el artista con mayores ventas discográficas en España de 2016 gracias a Bailar el viento y su gira no le va a la zaga en cuanto a cifras, tras congregar a 45.000 personas en el Estadio Olímpico de la Cartuja de Sevilla y debutar recientemente en el Teatro Real de Madrid dentro del Universal Music Festival.

PREGUNTA: ¿A qué atribuyes el éxito actual de tu carrera?
RESPUESTA: El trabajo que he ido haciendo incluso cuando no tuve tanta repercusión fue importante. Llevo 13 años de carrera y una de sus curiosidades ha sido que el éxito no ha surgido de la noche a la mañana. Por eso creo que tiene buenos cimientos y que, aunque haya sido más difícil de conseguir, también lo hace más bonito.

P: ¿Tenías un plan alternativo si no funcionaba lo de la música?
R: No, no tenía plan B en mi vida y creo que eso lo convirtió en uno de mis grandes cometidos. Me hizo poner toda la carne en el asador con el plan A. Tenía que salir y salió.

P: Bailar el viento es ya el disco más vendido de 2016, ¿te sientes al nivel de Pablo Alborán o Alejandro Sanz?
R: Eso lo dejo para ustedes, para la gente que escribe. Personalmente no pienso en eso. Intento hacer canciones que no tengan fecha de caducidad, que tengan que ver conmigo. Las cifras están ahí, yo no voy a hablar de ellas, pero sí me siento orgulloso de que lo poco o mucho que he conseguido tiene que ver con mi verdad.

P: Curiosamente los tres habéis alcanzado en algún momento ese estatus haciendo una música con similitudes (gusto por la melodía, estilo pop con deje andaluz). ¿Te parece que el éxito tiene algo que ver con ello?
R: En España hay una música que tiene que ver con nosotros, que tiene que ver con nuestra cultura. Si Sanz, Alborán y yo tenemos querencia por ese estilo, tiene que ver con la verdad. Dejando los complejos aparte, creo que eso tiene su valor, porque representa a la música originaria de aquí.

P: Tu éxito discográfico también lo es en vivo. ¿Cómo recuerdas tu reciente y multitudinario paso por Sevilla?
R: Fue como un sueño, una noche mágica, perfecta. A veces, cuando tienes mucha presión y responsabilidad, se te puede pasar el momento de largo. Pero aquella noche la viví intensamente. Hubiese querido que no se terminara. Estoy muy agradecido, porque hubo mucha gente partícipe en que yo cumpliera ese sueño.

 

«Los conciertos los hacen especiales la gente y los lugares»

 

P: ¿Qué hace crecer a un artista en directo?
R: Creer en lo que haces, amarlo y sentirlo al cien por cien es lo que hago yo. Nadie consigue nada importante sin horas de esfuerzo.

P: ¿Notas diferencias entre el público en tu región o en otros puntos de España?
R: Para mí el público es sagrado esté donde esté, aquí o en Pekín, y haya cuatro o 10.000. La entrega, el respeto y la emoción es la misma. Siempre encuentras una motivación. El otro día toqué en Santander ante 16.000 personas y hacía seis años que no actuaba allí. Me quería dejar la vida.

P: Has actuado en el Teatro Real, ¿qué hace especial un concierto?
R: Los conciertos los hacen especiales la gente y los lugares, porque no es lo mismo tocar en un estadio que en un teatro y más en el Teatro Real. Se vive y se respira de manera diferente.

P: ¿Cuál fue el concierto que te hizo soñar con ser artista?
R: Yo me sentí artista desde chiquillo, desde que mi padre, cuando venía de pescar, me subía a la barra de turno para que les cantara a los marineros que venían con él de meses de travesía. Recuerdo subirme a la mesa del colegio y ponerme a cantar también. Siempre digo siempre que esos fueron mis primeros conciertos y los que me hicieron sentir especial, los que me decían que valía para eso.

Manuel Carrasco se encuentra ahora mismo en una gira que se alargará como mínimo hasta el 28 de diciembre, cuando recalrá en el Palau Sant Jordi de Barcelona.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.