Luis Alberto Segura y el resto de L.A. afrontan estas semanas su gira de despedida, un adiós indefinido para una de las bandas españolas que más ha crecido en los últimos años, lo que le permitió codearse con estrellas como Foo Fighters. En conversación con APMusicales, su líder y compositor explica los motivos y su futuro artístico.

PREGUNTA: ¿No es un poco loco dejarlo todo cuando aparentemente estabais en vuestro mejor momento?
RESPUESTA: Todo ha sido bueno, pero requiero de más cosas y de tocar con más gente, de conocerme mejor. Acabo de cumplir 40 años y la crisis de los 40 existe por la inercia de la sociedad. Todo va muy a tope y te hace sentir que tienes esos años y también el peso enorme de una empresa grande que funciona.

P: ¿Por eso dejarlo ahora?
R: Por eso creo que es un buen momento para hacerlo. Esto no es un restaurante hundido que cierro para siempre. L.A. no cierra para siempre porque soy yo. Mientras siga en plenas facultades, está ahí la posibilidad, con una banda sólida que igual el día de mañana se puede reactivar si ellos quieren.

P: En el comunicado hablabas de había “nuevas aventuras aún por descubrir”, ¿hay ya algo?
R: Hay muchas cosas. Hay mucha música que, por el estilo o la sonoridad, no me entraba en L.A. Podría, si hubiese apostado por cambiar a un palo jazzístico o instrumental, pero si ya es difícil sacar un proyecto como L.A. en un país como España, desde una isla y cantando en inglés…

P: ¿A ti qué te tira hacer ahora?
R: Me vuelve loco el mundo de la música para películas o BSO, la instrumental, que no todo derive de mi voz. Es uno de mis flirteos que ya he empezado. Me gusta el riesgo y con L.A. tenía un estabilidsd muy cómoda. Me apetece sorprender.

“La crisis de los 40 existe”

P: ¿Qué momento te llevas contigo de lo vivido hasta aquí?
R: Ha habido infinidad de momentos, como para hacer una enciclopedia. Sobre todo cosas de cuando empecé a saber lo que era la industria y a escuchar música con cabeza. Por ejemplo, cumplí sueños como grabar en Sound City, un lugar que tenía idolatrado y como algo imposible, por ser el estudio en el que Tom Petty grabó Wildflowers. Veía fotos imaginándome cómo sería ese estudio.

P: Y no solo grabar, también tocar en lugares míticos…
R: Sí, tocar en festivales como Reading, que es algo que miraba en mis ejemplares de NME, en la contraportada, donde aparecía el cartel. Ahora tengo un póster en casa con mi nombre en el cartel. Sin contar además el haber tocado en México o el haber teloneado a los Foo y a Arcade Fire, claro.

“Con L.A. tenía un estabilidad muy cómoda. Me apetece sorprender”

P: ¿Qué has aprendido con L.A.?
R: Lo he aprendido todo. Consagré todo lo que aprendí en mi época como batería y luché por mi proyecto e ideas. Ha sido como llevarlo todo a un mundo real. Lo otro era hobby y con L.A. se convirtió en forma de vida.

P: Lo de que hayan sido 13 fechas, ¿fue fruto de la casualidad o numerología buscada?
R: No fue hecho a propósito (risas), aunque todo ha ido cobrando un sentido un poco freak.

P: ¿Qué está viendo la gente en esta gira de despedida?
R: Están viviendo un exceso de emotividad. Si ya nuestra música es emocional de por sí, imagina el ver las caras de la gente en las primeras filas. Te transmiten que es el final-final-final y, aunque sepa que no es la última vez de la vida, es lo que te hacen llegar.

P: ¿Has trabajado con un repertorio cerrado?
R: Llevo una lista de canciones que voy retocando según voy viendo con la gente, casi sobre la marcha.

P: Llega la despedida definitiva en casa, ¿vas a poder aguantar la lágrima?
R: Va a ser complicado, porque además está sold out, igual que lo estuvo el de Madrid, que ha sido nuestra segunda casa.

P: Fuera de estas fechas, ¿seguro que no habrá nada más, ni un festival el próximo verano?
R: De verdad, es lo último. No sería honesto si no. Se planteó el hacer una vuelta de tuerca, pero no será. Hay mucho material pendiente, casi 3 discos que no he sacado, pero por circunstancias, lo dejé cerrado en un cajón.

L.A. actúa esta noche en la sala Jerusalem de Valencia, dentro de Naranjas Sonoras. Mañana sábado 1 de diciembre viajarán a la sala REM de Murcia, el día 7 a Barcelona (Bikini), el 8 a Zaragoza (Las Armas) y el 22 se despedirán completamente en Palma de Mallorca (Sala Es Gremi).

Sobre El Autor

APM

La Asociación de Promotores Musicales (APM) es la principal representante de la industria de la música en vivo en España. Sus socios representan al 80% de los promotores privados del país, y son los responsables de las principales giras nacionales e internacionales y festivales que se celebran.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.