Leiva está de vuelta doblemente. El roquero español, uno de los pocos capaces de llenar pabellones multitudinarios como el Barclaycard Center, volverá a este espacio en la gira en la que presentará su nuevo álbum, Monstruos, un disco provisto de cierta crudeza y más despreocupación que le ha llevado al número 1 en ventas en España. Además, en la actualidad ayuda a Joaquín Sabina a preparar su esperado nuevo disco de estudio.

PREGUNTA: ¿De dónde provienen los monstruos del título de tu nuevo disco?
RESPUESTA: Son más internos que externos, salvo en alguna canción en la que me refiero a un episodio de traición que viví. Son monstruos de los que te quieres desprender, aunque otras veces parece mejor aliarse con ellos. Al final hablo de asumir lo que soy sin querer demostrar nada, dándote cuenta de que eres muy poco importante en este mundo.

P: ¿Quedan demonios por exorcizar?
R: Sí, sí me quedan, por ejemplo la aprensión y la hipocondria. Mensualmente pienso que tengo cosas gravísimas. Es mi monstruo de la última pantalla.

P: Repites con Carlos Raya como productor, ¿por qué?
R: Ahora mismo es el productor que me aporta muchas cosas. Es muy objetivo y claro, además de muy tranquilo.

P: Las guitarras cobran un papel protagonista esta vez…
R: Sí, así es. No quiero dejarme llevar por la épica guitarrera y siempre quiero controlarla, pero la guitarra tiene aquí un papel muy importante.

P: ¿Será fácil llevarlo al directo?
R: En este disco, el 85 por ciento es lo que sucedió en el estudio con los cuatro músicos tocando a la vez, lo que lo hace aún más trasladable a la gira.

P: En ella volverás al Barclaycard Center tras tu triunfal primer concierto en solitario en el tour anterior. ¿Cómo lo recuerdas?
R: Estoy en un punto personal donde espero poco y me conformo con lo que tengo. La experiencia del Barclaycard Center del año pasado fue increíble. No esperaba meter tanta gente y tuvimos un show bastante inspirado, cosa que en Madrid no suele suceder.

P: ¿Y eso?
R: Messi se inspira en los grandes partidos y ahí es donde marcan las diferencias los genios. Yo, que me considero bastante lejos de ser un genio, no suelo estar especialmente inspirado en los grandes partidos, a pesar de ponerlo todo. En Madrid me cuesta, porque están la familia y los amigos, salgo más nervioso.

P: ¿Y qué esperas de esta segunda visita?
R: La apuesta en este caso es mayor, porque no hacemos paso previo por La Riviera. Tengo el susto de no llenar el Palacio de los Deportes, pero estaré muy conforme con lo que ocurra.

No se ha hablado de grabar un DVD, pero es una idea que me pica la idea

P: ¿Se grabará un DVD esta vez?
R: No se ha hablado de ello, pero si la banda se pone a sonar como me imagino, es posible que quiera retratarlo, no sé si en acústico o en directo, pero sí que me pica la idea.

P: ¿Es similar la respuesta en Madrid a la de otras zonas del país?
R: La dimensión de público que tengo ahora mismo en Madrid no es extrapolable, pero en Barcelona, Valencia, Sevilla y Zaragoza estamos casi, casi igual. Al final somos de Madrid y creo que eso cuenta.

P: A ese respecto, ¿hay algo de rock madrileño en tu estilo?
R: Hay mucho de rock madrileño en mi música. Por ejemplo, hay mucho de Burning en sus primeros tiempos. Los escuché mucho al principio y algo se quedaría.

Esta vez creo que voy a abrir un poco la mano a los festivales

P: ¿Qué pasa con tu reticencia a actuar en festivales?
R: En esta gira tenemos tres o cuatro ya cerrados. No es el espacio que más me gusta; entre otras cosas, porque tampoco lo es como espectador. No soy consumidor de festivales. Durante muchos años con Pereza lo hice mucho, pero acabé quemado. Esta vez, sin embargo, creo que voy a abrir un poco la mano a los festivales.

P: ¿Y volverás a cantar canciones de Pereza como Estrella polar?
R: Hay canciones que las vinculo directamente con Rubén (Pozo) aunque sean mías, porque forman parte de un episodio conjunto y las siento extrañas si las toco sin él. Es algo que me tengo que quitar.

P: ¿Algún proyecto en común?
R: Sí, vamos a coincidir grabando una cosa juntos en un estudio, pero no puedo contar más.

P: ¿Puede ser parte del nuevo disco de Joaquín Sabina?
R: Puede ser. Por el momento no puedo decir más por respeto al proyecto, porque no está armado.

P: ¿Cómo surgió tu colaboración con Sabina?
R: Me llamó Joaquín para trabajar y me pareció un halago. De momento estamos en el proceso de terminar las canciones juntos. Voy a ejercer de productor, pero hasta aquí puedo leer. No tengo ni idea de cuándo estará listo.

P: ¿Recuerdas el primer concierto que te hizo soñar con ser artista?
R: La primera vez que quise subirme a un escenario fue precisamente viendo a Rubén tocar. Entonces ya tenía la banda Buenas Noches Rose. Él tendría 15 años y yo 10. Recuerdo que fue un viernes por la tarde. Yo andaba jugando al fútbol en el patio del colegio y del gimnasio salía mucho ruido, un estruendo. Entonces no tenía aún el bichillo de la música. Apenas la consumía. Me colé en el gimnasio con un amigo y vi a Rubén con el pelo largo y tocando Whole Lotta Love de Led Zeppelin, creo. Sentí algo muy fuerte, me impresionó y quise ser como ellos.

La gira de Leiva pasará por ciudades como Valencia (4 de noviembre), Bilbao (12 de noviembre), Barcelona (2 de diciembre) y, como colofón, el Barclaycard Center de Madrid (30 de diciembre).

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.