Dolorosa nació en Granada. Raúl Bernal conoció a Natalia Muñoz hace más de diez años, cuando ella iba al bar donde él trabajaba, mientras que ahora es él el que va al bar donde trabaja ella: el Ruido Rosa, el epicentro de la música granadina.

“Yo tendría unos quince años, y vinieron a tocar a mi pueblo el grupo de pop madrileño Esclarecidos, presentando Dragón Negro. Ya sabéis, era cuando los grupos que no movían masas podían recorrerse España y tocar en pueblos de mala muerte como era por entonces el mío. Recuerdo que ese concierto me costó 150 pesetas, lo que hoy sería más o menos un euro. Difícil de creer, ¿verdad?”, cuenta Raúl a APMusicales.

“Me golpeó muy duro aquello, fui solo y absorbí todo lo que vi. Qué canciones más bonitas, qué bien vestían, qué cool todo, qué intelectual, qué letras, qué enigmática Cristina Lliso con sus guantes imperecederos. Yo ya era músico por entonces, pero todavía no lo sabía. Salí del concierto y me fui a un parque de al lado, seguramente a fumar a escondidas, y me dije: ‘Quizá podrías hacer canciones, ¿no?’. Ese fue el momento decisivo, creo yo. Había escuchado mucha música, pero Esclarecidos los vi muy cercanos, muy reales, no estaban tan lejos como Nirvana, o los Beatles o The Smiths. Quizá ese fuel el comienzo para empezar a rasgar en el interior en busca de canciones”.

Natalia no había cantado nunca, jamás había pisado un escenario. Hoy, en Dolorsa Raúl compone las canciones, pero es Natalia quien les da vida. Completan la banda Antonio Lomas (Expertos Solynieve, ex-Lori Meyers), Fran Ocete y Chesco Ruiz (Brío Afin). Son un grupo de amigos.

“La primera vez en mi vida que compré una entrada para ir a un concierto con mi dinero (con mi paga), fue para ver a Lagartija Nick , todavía la conservo. Es uno de los grupos imprescindibles de Granada y uno de mis favoritos desde que tenía 15 años. El concierto era en la Telonera, una sala que estaba a las afueras de la ciudad. Como todavía éramos menores de edad, mis amigos y yo fuimos en coche con el hermano mayor de uno de ellos, ya que todavía no podíamos conducir. De hecho, yo aún no tengo el carnet”, cuenta Natalia.

“Ese hermano nos abrió un mundo nuevo al descubrirnos muchos grupos que exprimimos hasta no dejar ni gota y nos llevó por primera vez al Peatón, un bar mítico de la ciudad que desapareció sólo hace unos meses y que fue nuestra segunda casa inmediatamente. Recuerdo la sensación que tuve al ver a Antonio Arias en el escenario. Había escuchado muchas leyendas sobre él y sobre todo me acuerdo de su voz.
Me llamaba tremendamente la atención ese efecto de la voz de Antonio, que sólo he oído en otros como Joey Ramone, Joe Strummer o Bowie, ese especie de delay, esa voz arañada. En ese momento nunca pensé que tendría un grupo, pero me hubiera encantado”, zanja la cantante.

 

En su corta trayectoria como Dolorosa han sido semifinalistas dos años consecutivos en Proyecto Demo además del concurso del Festival Contempopranea, Ojeando Festival y son los flamantes ganadores del Concurso Desencaja, de donde salieron sus paisanos Guadalupe Plata. Este lunes Dolorosa publicó su primer LP Que el mañana sea bueno, un disco redondo, con letras audaces e inteligentes, ácidas e impertinentes,  poéticas y mundanas. “Dominar el tiempo”, su primer single, es una buena muestra de ello y ya tienen fecha de presentación: será el día 23 de febrero en el Teatro Alhambra.

Sobre El Autor

APM

La Asociación de Promotores Musicales (APM) es la principal representante de la industria de la música en vivo en España. Sus socios representan al 80% de los promotores privados del país, y son los responsables de las principales giras nacionales e internacionales y festivales que se celebran.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.