La Pegatina se seca el sudor de su último directo en Madrid para charlar con Apmusicales de Ahora o nunca, su último disco de estudio, producido por el galardonado productor Rafa Arcaute, y con colaboraciones como las de Amaral, Rozalén y Macaco. El multitudinario grupo catalán, que se volvió aún más grande en su formato efímero de La Gran Pegatina, vuelve a reacomodar su número de miembros para una gira que pasearán una vez más fuera de nuestras fronteras.

PREGUNTA: ¿Volveríais a recuperar el formato de La Gran Pegatina?
RESPUESTA: Somos una banda a la que no le gusta la rutina, intentamos siempre innovar en todos los aspectos, así que si volviera La Gran Pegatina, sería de una manera diferente.

P: Antes de este disco quisisteis rememorar vuestro primer álbum, Al Carrer! (2007), del que se cumplían diez años. ¿Por qué?
R: Hay mucha gente que nos ha descubierto con los últimos discos y es ahora cuando los medios empiezan a hacernos más caso. Fue una manera de decirles de dónde venimos, de ese punto de inocencia sin medios que hemos transformado en investigación y locura.

P: ¿Consideráis que La Pegatina es un fenómeno que ha crecido independientemente de los medios?
R: Totalmente. La gente y el boca a boca han ido por delante de los medios. Grupos como Ska-P, que son festivos o reivindicativos, son considerados músicos facilones de una forma despectiva. Pero hemos hecho trabajo de hormiguita, con más de 1.000 conciertos, y hemos ido convenciendo a una legión de gente que se lo ha pasado bien.

“El fenómeno de La Pegatina ha crecido independiente totalmente de los medios, que consideran la música festiva o reivindicativa como facilona”

P: Ya con el disco Eureka! (2013) dijisteis que, de la mano de Marc Parrot, aprendisteis a frenar vuestra tendencia a la aceleración. ¿Habéis seguido así?
R: Hemos aprendido a diferenciar el álbum del directo. Antes intentábamos que el disco fuese un reflejo del directo y nos decían mucho que en casa les costaba escucharlo si no era para ir a tope.

P: Ahora o nunca es un disco muy versátil, como acostumbráis siempre. ¿Ha habido algún género que no hayáis podido traeros a vuestro terreno?
R: Hay que desetiquetar las cosas. Con Rafa (Arcaute, el productor) hemos jugado mucho a eso: llevábamos temas con guitarra y voz, sin ensayos ni pensamientos previos, y lo que parecía de origen una rumba acababa siendo una ranchera, o lo que tenía visos de ska acababa siendo un merengue.

P: ¿Por qué grupos españoles como vosotros o Ska-P funcionan tan bien fuera?
R: Más que qué pasa con el ska fuera, yo creo que el problema es qué le ha pasado en España. Creemos que se le ha bloqueado. A día de hoy se está haciendo con el rap combativo con gente como Hásel o Valtonyc. Además, nosotros giramos muchísimo y allí donde nos llaman vamos: Francia, Alemania, Polonia…

P: ¿Y os tocado actuar alguna vez ante un puñado de personas en una de esas plazas?
R: Sí, nos han tocado conciertos de esos. Pero ver a esas dos personas dándolo todo mola; por otro lado, te hace poner los pies en el suelo después de tocar MariCarmen en un festival y que todo el mundo se vuelva loco. Por eso vamos a países nuevos siempre que podemos. Este año repetimos Latinoamérica y Australia y añadimos Grecia, entre otros. Nos gusta picar piedra.

“Fuera nos han tocado conciertos de dos personas, pero verlas dándolo todo mola”

P: Lo de debutar en el WiZink Center en diciembre, ¿lo vivís como algo anecdótico o un paso trascendental?
R: Actuar allí es algo muy importante en la carrera de un artista. Veíamos que podemos congregar a un número de gente y nos hemos atrevido a ello. Es un riesgo a nivel económico, porque en Madrid lo máximo que hemos hecho son dos Rivieras, aunque siempre llenas, también es verdad. Esa es la filosofía de este disco, Ahora o nunca. De momento la venta de entradas va muy bien y es fruto del público, que cada vez nos apoya más.

P: ¿Cómo habéis planteado el directo?
R: Tocamos todos los temas del nuevo disco, al menos de momento, aunque en festivales quizás sí que podríamos eliminar alguno. Igualmente, hay temas que no pueden faltar en un concierto de La Pegatina y el directo será como siempre, enérgico y festivo, con juegos de luces, mucha interacción con el público y sorpresas.

La Pegatina actúa esta noche en El Hangar de Burgos y mañana en la sala Capitol de Santiago de Compostela. Además, participarán en festivales como el Cruïlla de Barcelona en julio o el Sonorama de Aranda de Duero (Burgos) ya en agosto.

 

Sobre El Autor

APM

La Asociación de Promotores Musicales (APM) es la principal representante de la industria de la música en vivo en España. Sus socios representan al 80% de los promotores privados del país, y son los responsables de las principales giras nacionales e internacionales y festivales que se celebran.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.