De ser la voz de Mambo Jambo en las sesiones del Taboo Burlesque Nights de la Sala Apolo de Barcelona, Myriam Swanson ha pasado a liderar su propia banda: Flamingo Tours. Hace un mes publicaban su segundo disco, Lucha libre, con La Cupula Music y ahora mismo se encuentran en plena gira con Producciones Animadas.

Pero, ¿cómo han llegado hasta aquí? ¿Qué conciertos hicieron que quisieran ser músicos? Myriam piensa en Jon Spencer Blues Explosion, “y también incluso Las Supremes“, en la Boîte a mediados de los años 90. Sobre este último añade: “Yo cantaba desde muy enana y verlas fue un subidón, recuerdo que una de ellas se bebía un vaso de tubo de ginebra como si tuviera un hijo en la cárcel mientras entonaba canciones cojonudas en la prueba de sonido, como para calentar”.

Ojalá mi primer concierto hubiera sido Ramones en el 91 pero no me dejaron ir, y en cambio me llevaron a Mecano… eso sí que fue épico”, explica Myriam. Volviendo a Jon Spencer, Myriam no recuerda exactamente el año (¿quizá en el 96?), pero sí que recuerda las circunstancias que le rodeaban. De aquellas colaboraba con un programa de música en la televisión local, el Krypton, donde iban a cubrir los conciertos. Recuerda también que fue en Bikini antes de irse a vivir a Londres y que “Jon Spencer te hace querer ser músico“.

La cantante reflexiona sobre el hecho de haber tenido la oportunidad de escuchar blues y rhythm and blues internacionales en un club a una edad muy temprana: “me afectó a niveles sádicos”, bromea. Explica que buscaba las influencias de los artistas y bandas que iba a ver en directo, también de quién eran las covers que realizaban, “y aparecían grandes nombres que yo quería escuchar pero no tenía acceso”. Luego, continúa, “canté con muchos músicos que conocían esas canciones que acabé escuchando hasta sangrar”. Habla de los grandes temas de artistas como Little Willie John, Etta James, los Neville Brothers, Big Mama Thornton…

Flamingo Tours

¿Y el resto de la banda? Lere (bajista) dice que uno de los que recuerda que le impactaron más de enano fue Mano Negra, Salva (batería) hace lo propio con Mr. Chicago (Carlos Cordova), de los que dice que vinieron a tocar a su instituto y que hacían música para porno. La Banda Trapera del Río marcó a Picazos (guitarrista): “Nunca he visto nada tan degenerado e impactante en un escenario”. Dice que degenerado de verdad, “no a papanatas que van de malotes como Guns n’ Roses o Marilyn Manson. Ver a la Trapera a los 11 años le hizo entender que la heroína no ayuda mucho para ejecutar notas de modo grácil y elegante. “Pero también es verdad que en determinados tipos de música eso importa una mierda”, concluye. Por último, Artem (barítono, teclas) no podía tener referentes más alejados de sus compañeros porque dice que se hizo músico por un Requiem de Mozart de la sinfónica de su ciudad. Todo encaja.

Sobre El Autor

APM

La Asociación de Promotores Musicales (APM) es la principal representante de la industria de la música en vivo en España. Sus socios representan al 80% de los promotores privados del país, y son los responsables de las principales giras nacionales e internacionales y festivales que se celebran.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.