La Casa Azul, con Guille Milkyway al frente, lanza nuevo álbum después de un largo tiempo de sequía discográfica. En La gran esfera, marcado por el final de los amores que parecían eternos, entrega otra colección de canciones de clásica estructura pop y fantasía electrónica que la próxima semana empezará a presentar por todo el país, como cuenta a Apmusicales.

PREGUNTA: ¿Por qué han transcurrido 8 años desde la publicación de tu último disco, La Polinesia meridional?
GUILLE MILKYWAY: Ha sido fruto de un cúmulo de circunstancias, porque he estado a mil cosas, alguna que no se conoce mucho pero que me llevó mucho tiempo, como hacer música para series de dibujos. Y luego una conjunción de cosas personales, además de un desprendimiento de retina. Tenía el disco prácticamente terminado en 2014, pero por esa razón tuve que pararlo en seco y, cuando lo retomé al año y medio, ya no me identificaba con eso. A veces, si no le das salida a las cosas en el momento, luego no parecen válidas.

PREGUNTA: En 2013 decías que sería «algo más ligero» que La polinesia meridional, ¿cuál ha sido el resultado después de todas esas idas y venidas?
GUILLE MILKYWAY: Esa era la intención. No querría narrar mi vida tan en primer plano, pero al final fue todo lo contrario. En una segunda etapa quería solo narrar esa debacle de las relaciones de pareja de larga duración, pero en este último tramo del proceso he aligerado bastante y retomé algunas canciones para darles algo de esperanza y luz. Me parece algo muy habitual cuando lo ves todo negro y la esperanza se derrumba, que al tiempo te das cuenta de que tendemos a dramatizar.

PREGUNTA: ¿Y qué te ayudó a salir del bucle creativo?
GUILLE MILKYWAY: Hace 2 años montamos el grupo de directo para empezar a tocar, antes de que hubiese tomado decisiones sobre el disco, y fue un desencallante. Se me abrió un nuevo mundo y volví a estar emocionalmente equilibrado.

PREGUNTA: ¿Recuerdas cuál fue el artista que te provocó actuar en primer lugar?
GUILLE MILKYWAY: Hubo muchos que me empujaron a hacer música, pero nunca me ha pasado con conciertos. Siempre he sido de música grabada. Me interesaba la escucha más íntima, por eso quizás me ha costado tanto disfrutar del directo. Ahora he visto la luz con el grupo nuevo por primera vez en mi vida. Estoy disfrutándolo y estamos en el momento en que debíamos haber estado hace tiempo. Ahora estoy muy convencido, por eso ahora nos vemos más capaces de ir a festivales.

«Ahora he visto la luz con el grupo nuevo y estamos en el momento en que debíamos haber estado hace tiempo»

PREGUNTA: De hecho, los festivales han sido un caldo de cultivo muy importante para tu crecimiento…
GUILLE MILKYWAY: Llevo 20 años yendo a festivales. El festival te obliga mucho a, como mínimo, intentar que tu propuesta artística pueda llegar a interesar a quien no lo está y a mí eso me ha ido muy bien. Me ha hecho no ser autocomplaciente, porque frente al fan que te entiende solo con unas breves pistas, el festival obliga a que el tío de la barra que va forzado por acompañar a alguien pase también un buen rato.

PREGUNTA: A ese respecto, se te ha encasillado igual un poco como artista de las doce de la noche, para el subidón, ¿cómo llevas eso?
GUILLE MILKYWAY: Es un problema, porque no es cierta esa idea. Tenemos que seguir luchando en cada concierto por acabar con ella, porque no somos el grupo del subidón. Es verdad que hay euforia, pero también muchas canciones a piano. No somos una sesión de los 2ManyDjs, con un subidón cada minuto y medio, como tampoco somos un grupo de música electrónica.

PREGUNTA: ¿Qué papel ha tenido La Casa Azul en la reivindicación del pop como un estilo a tener en cuenta, tanto como el rock?
GULLE MILKYWAY: El tiempo echa esas cosas por tierra, como demuestra preguntarle a cualquier chaval de 18 años, que ni va a entender la pregunta. Creo que más que haber trabajado por reivindicar eso, la credibilidad inevitablemente aumenta cuando uno persevera en su idea. Puedes denostar algo y pensar que es una basura, pero si al cabo de 30 años eso se sigue haciendo de la misma manera y con la misma intensidad… He tardado años en poder dar forma a lo que tenía en la cabeza, pero me parece muy sano lo de huir de los mandamientos de los estilos. Y respecto a situar el rock por encima del rock, este no deja de ser a su vez una evolución de algo con mucha más raíz.

«Tenemos que seguir luchando en cada festival por acabar con la idea de que somos el grupo del subidón»

PREGUNTA: También te destacaste pronto por ser uno de los artistas «indies» que más puso el acento en la puesta en escena, ¿qué papel le concedes?
GUILLE MILKYWAY: Para mí siempre fue clave. Nuestro problema era otro, porque era difícil hacer una puesta en escena siendo un grupo muy pequeño y competir con lo que ya estábamos acostumbrados a ver en grandes espectáculos musicales. Llevar esa idea de no contención, de fomentar el impulso emocional con la luz, por ejemplo, fue complicado. La solución vino por reducir el campo visual en los escenarios y que ahí sucedieran muchas cosas que acompañaran a la música.

PREGUNTA: ¿Qué te parecen los prejuicios que hay contra eso?
GUILLE MILKYWAY: Cuando un grupo como Beach House juega a la sombra, es lo mismo, aunque aparentemente esté en las antípodas. Le dan la misma importancia que nosotros a incrementar el estado emocional de las canciones.

PREGUNTA: ¿Y encontraste comprensión en salas y promotores en tu propuesta escenográfica?
GUILLE MILKYWAY: Ha habido mucha evolución. Si venía Kylie Minogue, se entendía que había un espectáculo visual, pero conmigo… ‘¿Quién coño eres? No me molestes’, es lo que debían pensar. Cuando íbamos a Inglaterra o Japón, las cosas no eran así. Hoy se juzga mucho menos y me parece muy interesante lo de la gente joven con sus fiestas de trap, que es una propuesta suya que ha obligado al entorno a entenderlo. Habrán sufrido igual al promotor de la sala que al principio dice: ‘¿Qué coño es esto?’. Es pura pedagogía.

PREGUNTA: ¿Y cómo será tu gira?
GUILLE MILKYWAY: Seremos 5 o 7 músicos, según el concierto y dependiendo de si llevamos vientos no. Visualmente, cambiamos el espectáculo respecto al último año y medio, en busca del equilibrio entre ese apartado y la música, pero la gran diferencia es que funcionamos ya como grupo a todos los niveles.

PREGUNTA: ¿Es esa la razón de seguir firmando como La Casa Azul y no como Guille Milkyway?
GUILLE MILKYWAY: Bueno, es que siempre me quise construir una especie de fantasía alrededor.

La Casa Azul actuará el 28 y 29 de marzo en Ochoymedio Club de Madrid y el 6 de abril tocará en la plaza del Ayuntamiento de Gijón. Será además una de las estrellas del WARM UP de Murcia a principios de mayo y del Low Festival de Benidorm (Alicante) ya en julio.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.