La novena edición del Future Music Forum, congreso sobre music business realizado en Barcelona, exploró cómo la tecnología interactúa con la música. APMusicales.com estuvo allí:


‘Oye, ¿y cómo haciais para quedar sin móviles? ¿Cómo os encontrábais si no os veíais de primeras, cómo le recordabas a la otra persona la cita…?’, le pregunté un día a mi madre. ‘Si había interés ya te digo yo que no necesitabas que nadie te lo recordase ni que ningún teléfono te dijera la posición exacta’. De sus palabras extraje que antes la gente se buscaba la vida y ahora solo busca en Google. La tecnología ha cambiado la vida de todos a todos los niveles, pero esto ya lo sabemos.

Tampoco son demasiado nuevas las explicaciones de cómo ha cambiado la industria musical después de la llegada de internet. Pero quizá nunca se había escuchado un resumen tan didáctico como el que realizó el empresario estadounidense Tom Silverman en el Future Music Forum de Barcelona, ya que nos ofreció un completísimo contexto histórico (comenzó en el gramófono, nada menos) de cómo la tecnología de la época afectó a la música – y, en consecuencia, a los negocios que la rodean -, tanto en la creación como en la distribución y el consumo. ‘¿Y cómo cambiará la tecnología a la música del futuro? De eso trata la siguiente charla’, esa fue su última frase antes de despedirse triunfal rodeado de aplausos.

Así fue: El panel que le seguía llevaba por nombre ‘music apps / software / sampling trends’. Moderaba Silverman y hablaron Tim Exile (músico), Par Almqvist (Tracklib), Flore Morfin (Dj y productora), Luca Lacomino (Ableton). En la charla se dijo que ahora mismo todo funciona mucho más rápido, incluso más de lo que podemos comprender. Y que hay tanta música que es difícil encontrarla, aunque suene paradógico. También se comentó que toda innovación al principio produce un pequeño caos porque rompe con nuestras estructuras, pero luego se integra en nuestra vida. Y bienvenida sea porque todos coincidieron en que la tecnología nos ayuda a todos los niveles – sí, en la música también -. Aunque puntualizaron que si no tienes talento poco puedes hacer aunque dispongas de toda la tecnología a tu abasto.

Antes había tenido lugar en el Future Music Forum de Barcelona un debate entre Michael Cassidy (Fuga), Inma Grass (Altafonte), Maarten van Wijck (SonoSuite), Mandy Aubry (Songtrust) y Victor Conradson (Believe Digital) moderado por Angel Navas (Industria Musical). La charla se llamaba ‘the new streaming landscape: Democratization of the streaming industry, new players, new systems of payment, new frontiers’ y ahondó en el mundo que se generó después del streaming. Destacaron las intervenciones de Grass – “con internet parece fácil crear superestrellas, pero en realidad las estrellas nacen, igual que al principio del negocio” – y de Aubry: “El reto es generar conexiones entre la música y el público”, dijo recordando momentos de su infancia y adolescencia, cuando lo más emocionante que le podía ocurrir era que le regalasen los discos que quería por navidades. Abogó por “recuperar esa conexión”.

Como no podía ser de otra manera también hubo lugar para las nuevas – nuevísimas – tecnologías: Inteligencia artificial y blockchain. En ambas charlas se presentaron herramientas, apps desarrolladas por startups y acciones de multinacionales que despertarían las peores pesadillas de los temerosos de que los robots les roben el trabajo. Ese futuro ya es el presente. Aunque quizá la charla más interesante de este congreso realizado en la Antiga Fàbrica d’Estrella Damm haya sido la de Emilien Moyon (Berklee College of Music). Comenzó con The wall, de Pink Floyd, suponiendo que quizá para muchas personas del público tenga un significado especial ese disco, que quizá les transporte a otra época de sus vidas y que quizá las personas allí presentes tengan una conexión fuerte con el concepto del álbum. Pero no siempre ocurre eso. Y, apoyando las palabras de Mandy Aubry, esta es la meta que debería tener cualquier ejecutivo de la industria musical: Crear conceptos alrededor de la música.

También introdujo nuevas ideas al debate: Explicó que se escucha mucho que la tecnología ha mermado la capacidad de generar beneficios de la industria musical, cuando en realidad es el producto lo que marca todo. De la misma manera se escucha mucho que los consumidores no están preparados para la tecnología o que la tecnología no es lo suficientemente sofisticada. En realidad cada nueva tecnología necesita nuevas experiencias. Y volvió a repetir que es el deber de los profesionales de la industria proveer dicha experiencia. “Imaginemos nuevas expresiones, nuevas maneras de hacer las cosas”, añadió Moyon.

 

Future Music Forum Barcelona - fotografía de Paula Pérez

Future Music Forum Barcelona | Modera Angel Navas (Industria Musical). Panelistas: Michael Cassidy (Fuga), Inma Grass (Altafonte), Maarten van Wijck (SonoSuite), Mandy Aubry (Songtrust), Victor Conradson (Believe Digital) | Fotografía de Paula Pérez

 

Future Music Forum Barcelona - fotografía de Paula Pérez

Future Music Forum Barcelona | Modera Tom Silverman. Panelistas: Tim Exile (músico), Par Almqvist (Tracklib), Flore Morfin (Dj y productora), Luca Lacomino (Ableton) | Fotografía de Paula Pérez

 

Future Music Forum Barcelona - fotografía de Paula Pérez

Future Music Forum Barcelona | Emilien Moyon (Berklee College of Music) | Fotografía de Paula Pérez

 

Future Music Forum Barcelona - fotografía de Paula Pérez

Future Music Forum Barcelona | Modera Ursula O’Kuinghttons (Civil Media Company). Panelistas: Michael Cassidy (Fuga), Martin Lacabanne (Musicoin), Jordi Puy (Unison Rights) | Fotografía de Paula Pérez

 

Sobre El Autor

Paula Pérez

Periodista. Soy la directora de la revista musical Qualsevol Nit.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.