La semana pasada estuvimos en Fira B!, el mercado profesional de música y artes escénicas de las islas baleares. Además de la mesa redonda sobre Desarrollo de audiencias en la que participó Albert Salmerón, presidente de APM, pudimos asistir a varias actividades que hablaban de temas actualidad muy interesantes para los profesionales de la música. Recordamos la que trataba sobre salud mental.

Your head is on fire (Well-being for music professionals)

La mesa redonda en la que se llevó a cabo una conversación sobre la importancia de la salud mental en la industria musical contó con Ana Espina, de Fonart, el artista Tal Gamlieli, Jason Olaine, programados de Jazz at Lincoln Centre, y, moderaba Lina Ugrionvska de programadora de varios festivales de Macedonia, entre ellos el festival Password.

Compaginar vida profesional y familiar

Tal Gamlieli, artista acostumbrado a trabajar mucho desde casa, y compaginar su vida como músico con la vida familiar, recalcó que es necesario encontrar un tiempo cada día para parar y tomarse un descanso. Es necesario tener su momento para estar bien y poder realizar su trabajo de manera óptima. Cree primordial el hecho de encontrar paz en lo que hace y tener un equilibrio entre su vida profesional y personal, aunque reconoce que no es fácil y requiere mucho esfuerzo. Toda la mesa apoyó esta idea.

La necesidad de comprensión de la industria

Por su parte, Ana Espina volvió a remarcar la importancia de poder hablar sobre salud mental, ya que esta sigue siendo un tabú. Sobre todo en una industria en la que no se puede mostrar debilidad. Aunque a los profesionales les apasione el trabajo que realizan, eso les quita muchos momentos de su vida. Añadió que, en la actualidad, tienen la presión añadida de estar conectados constantemente, les pueden contactar a cualquier hora, en cualquier momento, viéndose con la obligación de contestar.

“Hay muchas agencias que todavía no piensan en que sus profesionales y artistas deben descansar y comer para poder rendir bien y es algo super importante. Si no te sientes bien cómo vas a poder actuar. Si un vuelo llega con retraso, la agencia debería preguntarte si has podido comer, si quieres una toalla, que es lo que necesitas, pero muchas veces solo te echan la culpa por llegar tarde.”                                                                                               

La conclusión a la que llegaron conjuntamente todos los ponentes es que el trabajo debe de ser diario, se tiene que hablar de ello y buscar ayuda en profesionales. A veces es necesario pensar en uno mismo, para poder rendir. Concluyeron con «Nada es tan importante, hay cosas que si no funcionan no se puede hacer nada, no son asuntos de vida o muerte».

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.