Albert Salmerón, presidente de la Asociación de Promotores Musicales, participó en la mesa redonda sobre “Desarrollo de audiencias: nuevos públicos y nuevos formatos en la música”, realizada en la primera jornada profesional de la quinta edición de Fira B!, en Palma de Mallorca.

Acompañando a Salmerón, la mesa redonda estaba formada por Joan Cabot, del sello mallorquín Bubota Discs, Dani Ribas, socióloga e investigadora del mercado musical en Data Sim y de SIM São Paulo (Semana Internacional de la Música de São Paulo) y José Manuel Alonso, de la consultoría de música clásica Classical Gang. Moderó la charla Marta Ferré de l’Institut d’Estudis Baleàrics.

Tendencias cambiantes

Salmerón fue el encargado de iniciar la charla. Remarcó la necesidad que tienen los promotores en atraer al público, ya que sin éste no tiene sentido su trabajo. El gran interés del promotor es generar público en sus eventos. Añadió que históricamente, los promotores han incentivado y generado audiencia a través de la oferta, generando así la demanda. Hace años, la realidad era muy diferente y con el paso de éstos, cada promotor ha ido segmentando sus audiencias, por estilos y propuestas, para crear su propio público.

Escuchar siempre a la audiencia

Dani Ribas, añadió que no solo se tiene que ofertar, ya que no se crean audiencias de manera tan rápida. Se debe invertir en crear una demanda, no solo la oferta. Según su experiencia en São Paulo, cree que la formación musical en las escuelas es algo primordial para que, desde bien pequeños, aprendan a apreciar la música y muy probablemente acaben siendo consumidores de música y conciertos. También comentó que los artistas reflejan las ideas que tienen en mente y experiencias vividas. Por lo tanto, su música es un reflejo de la sociedad y de cómo funciona ésta, y el público se puede sentir identificado. Por eso desde su festival, tienen una rama de acción llamada SIM transforma, que consiste en dar una vez al mes charlas y mentorías en las periferias de la ciudad. Pero lo más importante y que destaca es ir a escuchar y a crear comunidad de gente. Un público fiel a la música, no solo a los artistas.

José Manuel, expuso en la charla que aunque su caso es más especial, ya que en la música clásica no se pueden realizar demasiadas modificaciones, cree que el desarrollo de audiencias es orgánico y cambiante, se debe escuchar al público constantemente porque las tendencias van cambiando. En el caso de la música clásica, se crean espacios paralelos, arriesgando en otra programación, realizando algunos experimentos, e invitando a los asiduos a los espectáculos, pero manteniendo los espectáculos más clásicos en programación.

Más música que nunca

La mesa siguió con la idea de que en la actualidad se escucha más música que nunca. Salmerón comentó, como según los resultados de la Encuesta de Hábitos y Prácticas en España en 2018-2019, realizada por el Ministerio de Cultura, la música es con diferencia la actividad cultural con un porcentaje más alto. Una obviedad, ya que en la actualidad ha cambiado la manera y experiencia al escuchar música, ya no se tiene que pagar por escuchar un disco, y la forma en que se escucha es distinta. Las canciones se escuchan por separado, se conectan artistas según estilos y temáticas. Y este hecho repercute en el directo.

Aunque no se consume tanta música en vivo como grabada, los conciertos en directo siguen siendo la actividad de artes escénicas que más se consume. Después de pasar la crisis y la subida del IVA, la venta de entradas sube año tras año. Volviendo al estudio, comenta que un 17,8% no va a los conciertos porque los encuentra caros y cree que hay que ir con cuidado y educar al público para que le dé el valor que merece esta actividad.

La importancia de la experiencia

Salmerón remarcó la experiencia como uno de los puntos fuertes para atraer a la audiencia. Se tiene que pensar bien para que llegue al público. Mantuvo la experiencia como el gran atractivo de la música en directo, ya que no se puede volver a reproducir igual en ningún formato, es efímera y eso es lo que la hace especial. La música en directo se debe vivir, y actualmente va acompañada de la fiesta y la experiencia social, de ahí el auge de los festivales, que se han ido centrando en diferentes experiencias y focalizándose según estilos. Dani corroboró esta idea, comentando que un concierto es una experiencia individual pero colectiva a la vez, ya que se crean comunidades de estilos específicos, y se generan más ganas de escuchar y crear música entre el público.

Escuchar a las bandas para atraer al público correcto

Por su parte, Joan Cabot, sabe que su sello es pequeño y cercano. Es realista y sabe que su mercado es limitado . Por lo tanto, trata de maximizar las posibilidades en un mercado reducido, en el que sus bandas tienen espacio pero asimismo es consciente de sus limitaciones. Según él, lo más importante es poder transmitir la personalidad de las bandas para llegar a su target específico. El mensaje de la banda tiene que encajar con un discurso en el que ésta se sienta cómoda, así siempre acabará llegando el público interesado por ella. Éste tiene que ser coherente con el mensaje para llegar a lo que quieres. Aunque existan herramientas de promoción, como las redes sociales, se deben gestionar acorde con el discurso de cada banda, porque si no se puede volver contraproducente.

También recomendó una costumbre que realizaba habitualmente en los conciertos. Situarse detrás del todo para ver las reacciones del público a las actuaciones de los artistas, como encajaban las nuevas canciones e incluso la compra de merchandising.

Medios de comunicación

Antes de finalizar la charla, desde el público se consultó cual era el papel de los medios de comunicación en el desarrollo de nuevas audiencias. Según los estudios de SIM Data comentados por Dani, en Sao Paulo la consulta de conciertos y la búsqueda de bandas se realiza través de las redes sociales en un 95%, aunque los medios de comunicación tradicionales siguen siendo importantes para la formación del gusto por la música en la sociedad.

Salmerón concluyó con la importancia del papel de las instituciones públicas en el desarrollo de audiencias de antaño y cómo éstas deberían volver. “Cuando era pequeño crecí con programas de música que me ayudaron a meterme en este mundo. Quizás no era lo habitual pero mucha gente lo hizo. Es muy importante que las instituciones públicas den valor a la cultura y lo hagan desde la educación y desde los medios de comunicación públicos».

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.