Este 1 de septiembre comenzará la cuarta edición del festival Gigante. La cita hizo bailar a 15.000 asistentes hace un año. Cada vez quedan menos abonos para este año, pero todavía se pueden comprar en entradas.com. En 2016, la repercusión monetaria en Guadalajara superó el medio millón de euros. Sus gigantes afirman sentirse en casa y el equipo busca unir en un mismo espectáculo la comodidad de un concierto, grandes figuras de la música española, sorpresas internacionales y los momentos únicos propios de la experiencia festivalera. Hablamos con su director Alfonso López, de Producciones Malvhadas, que nos cuenta los objetivos del proyecto, sus logros y miras para esta nueva edición.

Festival Gigante

PREGUNTA: Cada vez que te preguntan cuál es el objetivo del festival Gigante mencionas que el equipo busca, ante todo, hacer las cosas bien. ¿Qué significa?

RESPUESTA: Para nostros, hacer las cosas bien significa, antes que nada, programar con cariño. Buscar artistas que nos parezcan interesantes por sus proyectos y que nos emocionen. Después, buscamos la comodidad del público como cuidar los accesos y que la gente pueda entrar cómodamente (doblaremos el personal de entrada para que esto se logre); aumentar los baños, a pesar de que sea un handicap que tenemos todos los festivales; que el recinto sea agradable, con una enorme pradera donde la gente disfruta mucho; cuidar el aforo y evitar las masificaciones, para que la experiencia de los asistentes sea disfrutable; que los puestos de comida sean cuidados, con una oferta variada; y finalmente, con un espacio infantil para que los padres puedan dejar a los niños en talleres y actividades y puedan disfrutar del concierto o, simplemente, llevarlos con ellos.

Este año es más presente el refuerzo en artistas internacionales

P: ¿A quién va dirigido el festival?

R: Consideramos que tenemos un público joven (entre 25-40 años) con bastante amor por la música, que tiene un criterio de la música elevado y que viene a disfrutar y descubrir nuevas propuestas. Nos parece fantástico que gran parte de los asistentes venga con niños. Son nuestro público futuro. Y esto se refleja en que logramos cumplir las necesidades y el estilo de vida de nuestros gigantes. En ediciones pasadas hemos calculado que el 30% de los asistentes son de la Provincia de Guadalajara. El resto son nacionales, y hay algunas excepciones internacionales, como personas que vienen desde Singapur, lo cual es toda una sorpresa para nosotros.

P: ¿Cuáles son los conceptos claves del festival?

R: Cuidamos mucho los detalles. Tendemos a ser perfeccionistas. Buscamos, ante todo, ponernos en la piel del usuario, del público. Hemos ido a muchos conciertos y hemos aprendido a hacerlo bien. La zona de camping, por ejemplo, es una pradera con césped. Tenemos autobuses lanzadera para facilitar el acceso del camping con la zona de conciertos. Conseguimos dar acceso a la piscina principal para que en las horas de espera, el público pueda darse un baño. De igual manera, buscamos que los precios sean asequibles a todo el mundo. Esto incluye la entrada y las bebidas, no queremos que nada se dispare. Este año tenemos el método de pago de Tuents by tuenti que busca mejorar la experiencia de los asistentes.

El festival Gigante es un festival para disfrutar de la experiencia musical

P: ¿Cuáles fueron los criterios de programación de esta edición?

R: No nos gustan las etiquetas. Teníamos ganas de tener a Love of Lesbian porque no habían estado en ninguna edición del festival. Pero tener a Nada Surf es un lujo. Y The Gift, la banda portuguesa, que solo tocará con nosotros aquí en España, lo cual es un verdadero regalo. Para nosotros es muy importante tener en esta edición a dos bandas internacionales tan potentes. Y hay un montón de artistas nacionales que nos parecen increíbles como Iván Ferreiro, Coque Malla, Lichis, León Benavente, Fuel Fandango, los Niños Mutantes…

El impacto del año pasado superaba el medio millón de euros, que para una ciudad pequeñita como Guadalajara es importante

P: ¿Cuál es el impacto que genera el festival en la ciudad?

R: Este año vamos por encima de las ventas de años anteriores. El impacto del año pasado superaba el medio millón de euros, que para una ciudad pequeñita como Guadalajara es importante. Los hoteles están llenos desde hace meses. Los hosteleros este fin de semana agotarán producto. Generamos muchos puestos de trabajo directos y muchísimos indirectos.

P: ¿Cuál es la razón de poner conciertos gratuitos en la Plaza Santo Domingo?

R: Los conciertos que se dan allí son para todos los asistentes, pero especialmente, se busca integrar a la ciudad un poco más en el festival. Ya no solo tenemos esta propuesta, sino que también tenemos las fiestas con DJs en las tres plazas aledañas. Es una manera de agradecer a los ciudadanos su participación.

P: ¿Y estar tan cerca de la capital genera inconvenientes? ¿Madrid hace sombra a Guadalajara?

R: Claro que no. Tener a Madrid cerca nos ayuda bastante. La comunicación de transporte nos facilita que la gente de la comunidad de Madrid venga. Para el público madrileño, el festival es una opción cómoda que huye del modelo masificado. Al tener lanzaderas que transportan a los asistentes desde Madrid y de regreso se vuelve muy cómodo venir y poder regresar a casa a dormir.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.