La asociación de promotores italiana Assomusica participó este 9 y 10 de marzo en Palermo en el European Meeting of Music Day, en el que apoyó la red de organizadores del Día Europeo de la Música. El encuentro fue impulsado por el Ministerio de Turismo y Cultura de Italia y la asociación italiana de la Festa della Musica en el marco de los actos que está llevando a cabo la ciudad de Palermo, como capital de la cultura italiana 2018.

El encuentro se presentó como algo histórico ya que tuvo como objetivo renovar la alianza entre los miembros organizadores de una iniciativa que había llegado a convertirse en el evento musical común más importante de Europa: el Día de la Música. Estuvieron presentes actores de Bélgica, República Checa, Francia, Grecia, Hungría, Italia, Eslovenia, así como de Berlín y Cracovia, lo que permitió poner en contacto a organizadores históricos de la European Music Day Association / Fête Europeenne de la Musique, con otros recién llegados.

Entre los objetivos principales del encuentro se fijó la unión de fuerzas para dar visibilidad a los proyectos creativos conjuntos, así como a las coproducciones e intercambios culturales. Además, se consideró la posibilidad de establecer un plan de acción para identificar oportunidades futuras en relación con el programa Music Moves Europe de la Comisión Europea.

Así pues, la reunión culminó con la decisión de volver a impulsar la asociación europea responsable de la Fête de la Musique; coordinar un evento simultáneo en todos los países para la próxima edición del 21 de junio de 2018; llevar a cabo una acción conjunta frente al Parlamento Europeo; y facilitar de ahora en adelante acuerdos con otras redes como ELMA, la Asociación Europea de Música en Vivo.

La Fête de la Musique, creada oficialmente en 1982, se organizó por primera vez por iniciativa de Jack Lang, entonces ministro de Cultura de Francia, quien invitó a los músicos a salir a las calles del país para tocar entre las 20.30 y las 21.00, como un acto gratuito, abierto a todo el tipo de música “sin jerarquía de géneros y de prácticas” y abierto a todos los franceses.

Solo tres años después, en 1985, el Día de la Música empezó a exportarse por todo el continente, coincidiendo con el año europeo de la música. Pocos años después, el nuevo ministro de Cultura francés inició una unión de organizadores en toda Europa y creó las instalaciones de la European Music Day Association (EMDA).

En 1995, agentes culturales de Bélgica, República Checa, Francia, Alemania, Hungría, Italia y España firmaron la carta ‘La Fête Européene de la Musique’, según la cual todos los países que desearan asociarse con la festividad debían cumplir con unos mismos principios.

Desde entonces, la EMDA empezó a llevar a cabo acciones, recaudar fondos, impulsar coproducciones y generar el interés de los medios para conectar a los factores clave de la industria musical a nivel europeo.

Sobre El Autor

Paula Pérez

Periodista especializada en música. Dirijo el proyecto Qualsevol Nit.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.