Con motivo de su 75 aniversario, la Sala Apolo de Barcelona está organizando una serie de charlas sobre la industria musical. La primera de ellas se realizó este día 21, con una pregunta difícil de responder: ¿Está la escena musical preparada para la paridad? En el debate participaba Nara Pinto (Mad Cool, Live Nation Madrid), Mireia Madroñero (Els Vespres de la UB, Betevé), Andrea Alvarado (abogada y activista), Silvia Valle (pedagoga, MYM) y Alberto Guijarro (Sala Apolo, Primavera Sound), con Carmen Zapata (Curtcircuit, MIM) como moderadora.

Zapata pidió una posición respecto a la pregunta que daba título a la mesa redonda. Guijarro respondió que, profesionalmente, no hay duda de que la escena está preparada, puesto que en todos los masters de industria musical que conoce hay un 80% de mujeres frente a un 20% de hombres desde hace bastantes años. Musicalmente, en cambio, matizó que depende de lo que se esté programando: “Si hablas de heavy, por ejemplo, no lo veo posible, pero con otros géneros sí”.

De primeras, Pinto y Madroñero le apoyaron y la primera en discrepar fue Valle: “Es cuestión de buscarlas, encontrarlas y hacer hueco”. En su opinión, “quizá los que no están preparados para la paridad son los que programan, y no las artistas“. 

Así dio comienzo una charla donde la programación de los festivales fue el tema claramente dominante, aunque también hubo espacio para hablar del sector a nivel profesional: “En puestos técnicos hay que hacer esfuerzo doble para que los compañeros traten a las mujeres como una más”, continuó Valle, quien añadió que “en los puestos administrativos y de gestión están entrando muy bien”.

Muchas defendieron que esos son los puestos históricos de las mujeres: administración y gestión, pero que hacen falta mujeres en puestos técnicos y, sobre todo, de dirección. Optimista, Madroñero apuntó que eso “está cambiando”, a lo que Alvarado agregó: “Cuántas más mujeres haya hay más facilidad habrá para que se cree una masa crítica y así cambiar ciertas inercias“.

Se refería, sobre todo, a que no haya que cerrar negocios a las tres de la mañana en un bar (u otro sitio). Para que puedan ser más inclusivas e incluir otros modos de vida, hay que cambiar esas dinámicas, defendió. Para Guijarro hay que dejar pasar el tiempo. No vas a despedir a los hombres que ya están en plantilla para que entren mujeres“, y argumentó que esos “puestos no se generan cada día”.

Volviendo al tema principal, se contaron dos anécdotas alarmantes. Guijarro explicó su experiencia en un congreso de agentes en Londres, al que iban los responsables del 80% de las giras mundiales, donde todos eran hombres, mayores de 50 años y blancos. Y Zapata sacó el caso de la Telecogresca 2017, en cuyo cartel no había ni una mujer: “Cero mujeres… Creo que es difícil programar sin mujeres, es que me lo tendría que proponer”.

También introdujo el debate de si era necesario establecer cuotas, pero no se llegó a una conclusión clara. Después de muchas opiniones cruzadas sobre la calidad de la propuesta artística, la necesidad de vender tickets, los méritos del artista (básicamente, sus seguidores en Facebook y sus reproducciones en Spotify), etc.; Alvarado dio un golpe sobre la mesa: “Hablar de méritos me parece una ficción impresionante“. Sostuvo que a los programadores se les llena la boca con esta “supuesta calidad artística” cuando en realidad las programaciones de los festivales funcionan por contactos y por las relaciones y negociaciones que se establecen con los agentes.

A modo de conclusión, Madroñero justificó que programar era muy complicado, puesto que igual en el primer borrador del cartel había una perfecta paridad, pero influyen mil adversidades: presupuestos, fechas, exclusividades, imprevistos… Pero Valle cree que igualmente menos de un 15% es “ofensivo”.

“Antes programabas sin malicia, pero sin fijarte, y ahora estamos en un camino hacia una conciencia colectiva que pone el foco en estas cuestiones”, concluyó Guijarro. “Simplemente por estar aquí hablándolo ya es síntoma de que algo está cambiando“, comentaron desde el público.

Sobre El Autor

Paula Pérez

Periodista especializada en música. Dirijo el proyecto Qualsevol Nit.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.