José Luis Perales recibe este lunes en los nuevos Premios Odeón que concederá la parte más rimbombante de la industria musical el galardón honorífico a toda su carrera, 50 años y más de mil canciones registradas. Coincidirá con el reciente lanzamiento de su triple álbum recopilatorio con grandes éxitos como Y quién es él o Un velero llamado libertad y, sobre todo, con el inicio en breve de la que ha anunciado como su última gira. Lo cuenta a Apmusicales.

PREGUNTA: Uno de los discos del nuevo álbum recoge las composiciones que hizo para otros. ¿Se considera un buen sastre?
JOSÉ LUIS PERALES: Es un juego desvestirte o trasvestirte en el otro. Hay que conocerlo mucho o al menos la imagen que la gente tiene de ellos. Yo sé lo que le gusta cantar a Raphael, por ejemplo. De hecho, una vez dudé con una, Frente al espejo. Y sin embargo le encantó y la interpretó como yo imaginaba que la interpretaría, que tenía que cogerse un mosqueo tremendo y romper de una patada del espejo. Cuando me invitó a la presentación de ese disco en Madrid, yo estaba en la segunda fila y casi me salpican los vidrios del espejo que quebraba. Eso es maravilloso para mí.

PREGUNTA: ¿Y con quién se ha compenetrado mejor en ese aspecto?
JOSÉ LUIS PERALES: No sabría decir para cuál he sido el mejor, todos lo han sido. Al principio haces canciones para quien sea, una rumba para Lola Flores o algo para Miguel Bosé, gente muy variopinta, por eso aprendí a ser muy flexible en muchos estilos. No siempre me han dejado contento, pero no diré quién. Sí diré que desde hace años solo elijo a las personas con quien creo que sabré hacerlo mejor.

PREGUNTA: De los tres discos que integran el álbum, ¿de cuál esta más orgulloso?
JOSÉ LUIS PERALES: El que más satisfecho me ha dejado es el de las Melodías perdidas, la espina que me he sacado porque estas canciones no fueron nunca ‘singles’ por no ser comerciales. La que más me dolía por ser tan biográfica es Recuerdo un tren, que cuenta mi salida del pueblo para estudiar en Sevilla.

«(Los artistas) no siempre me dejaron contento con cómo cantaron mis canciones, pero no diré quién»

PREGUNTA: Allí en Sevilla, durante su época universitaria, fue cuando ganó su primer concurso. ¿Conserva aquel primer premio?
JOSÉ LUIS PERALES: Sí, era una copa, pero se nos cayó después de ponernos ciegos durante la celebración y se partió, pero ahí está en casa.

PREGUNTA: ¿Qué sonará en la gira de despedida?
JOSÉ LUIS PERALES: Las canciones de toda la vida, las que la gente conoce más, pero esta vez me he sacado la espina con las que han sonado menos por la radio, las baladas malditas, las que las compañías de disco de la época decían que no eran comerciales. Pero eran las que a mí me gustaban. Las haré en una pieza más intimista del concierto. Creo que será un concierto muy bonito.

PREGUNTA: ¿Y qué acompañamiento llevará?
JOSÉ LUIS PERALES: Los mismos músicos que en las anteriores giras, unos 7 u 8. No tengo grandes montajes ni grandes luces ni fuegos.

PREGUNTA: ¿Se emocionará cuando salga a esos escenarios a decir adiós?
JOSÉ LUIS PERALES: Soy muy emocional, pero cuando voy a salir me pongo las pilas. Igual hago un concierto cada dos días, cambiando de país, pero no me canso.

PREGUNTA: ¿Qué le llevó a tomar tal decisión?
JOSÉ LUIS PERALES: El pensamiento definitivo me asaltó hace solo unos días. Quizás lo que lo motivó fue que tengo 74 años, 75 este 18 de enero, y se presenta una gira que puede durar dos años. ¿Y cómo estaré entonces? No me quiero ver mal cantando por ahí.

PREGUNTA: Alguien muy importante en el devenir de tu carrera fue Berry, representante también de gente como Joan Manuel Serrat y Joaquín Sabina. ¿Qué trascendencia tiene esa figura en la carrera de un artista?
JOSÉ LUIS PERALES: Es algo muy importante. Él es un gran trabajador. Había trabajado con otros antes, pero él es el prototipo del trabajador que lucha por conseguir lo que sea para su artista, de cuidarlo.

«En el escenario a veces he sido excesivamente serio»

PREGUNTA: En el documental que acompaña el álbum, dice Paloma San Basilio que en el escenario no da la medida de lo que es usted en el tú a tú. ¿Se retrae sobre las tablas?
JOSÉ LUIS PERALES: Es verdad que en el escenario a veces he sido excesivamente serio y he dado una imagen de tímido. No me entrego del todo porque no me atrevo a cosas. Soy muy precavido. Es porque me tomo muy en serio al público que va y me concentro mucho en lo que cuento, a veces historias que nos atañen a todos y que nos conmueven… y para eso no hay que bailar.

PREGUNTA: En la regrabación del álbum de Recuerdo un tren se ha introducido un arreglo de laúd. ¿Lo llevará en la gira?
JOSÉ LUIS PERALES: No, no habrá laúd (sonrisas). Me sorprendió mi hijo Pablo al introducirlo, porque fue el primer instrumento que toqué en la rondalla de mi pueblo.

José Luis Perales iniciará su gira de despedida en la localidad almeriense de Roquetas de Mar el de mayo. Le seguirá otras citas en puntos como Barcelona, 9 y 10 de mayo, así como el 11 de diciembre, o Madrid, el 16 y 17 de diciembre. También repetirá en ciudades como Jerez (Cádiz), donde estará el 26 de julio y el 7 de agosto, así como en Granada (17 y 18 de septiembre) y Pamplona (26 y 27 de septiembre).

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.