La semana pasada hablábamos sobre la adaptación de sistemas cashless que habían adoptado festivales de referencia como el Sónar o el próximo Cruïlla, en coalición con Paypal. El sistema de pago sin monedas ni tarjetas se está imponiendo, pero no resulta una novedad de esta temporada de verano. El Low Festival fue pionero cuando en 2014 probó la experiencia en sus zonas VIP y VIP Pool. «La gracia es ir sin nada en el bolsillo, con la pulsera cargada desde casa», explica el director del festival José Manuel Piñero. Y así lo hicieron 1.250 usuarios lo utilizaron en las zonas exclusivas (casi un 50% del tota), de los que un 77% utilizaron el sistema de carga de PayPal. La cosa no iría mal cuando un 95% de los que utilizaron el sistema se mostró satisfecho con su funcionamiento y cuando el festival logró el galardón de los Premios Fest al evento más tecnológico de 2014.

Este año, el reto es mayor, ya que el festival quiere que el sistema pase de las 1.250 personas del año pasado a las 75.000 que pasarán por Benidorm en este 2015, pero la organización confía en que el perfil de su público ayude a superar las reticencias. «Al Low viene gente joven, muy acostumbrada a utilizar y adoptar las nuevas tecnologías y que no tienen reservas sobre la seguridad de sistemas como el cashless», asegura el director del festival, que considera que los asistentes también valoran como positivo las opciones de control sobre el consumo que ofrece la fórmula. A través de la app del eventos, el público podrá consultar qué saldo le queda, dónde ha realizado sus consumiciones, etc. Y al final de festival, el público podrá pasar por lo puntos habilitados para recuperar el dinero que no haya utilizado.

Ventajas para la organización
La aplicación del cashless a través de la tecnología RFID también aporta soluciones a la organización del festival. «Al pagar a través de un sistema informatizado las barras serán un centro de datos donde recoger información sobre flujos de gente y horarios de mayor y menor consumo, lo que nos permitirá distribuir nuestro personal según las necesidades de cada puesto y mejorar el servicio al público», explica Piñero.

Minimizar el error
Pero no todo son aspectos positivos. Siempre hay que tener en cuenta qué hacer cuando todo falla, y por eso el festival hizo en 2014 el ejercicio de identificar los posibles errores para avanzarse y tenerlos solucionados antes que ocurran. Por ejemplo, ¿cómo puede funcionar un sistema cashless mediante PayPal si cae la red wifi? «Funcionamos a través de una red interna offline, por lo que no dependemos del wifi. Así, tenemos la conectividad garantizada casi al 100%», argumenta Piñero.

Expectativas
Por ahora, y a poco más de dos semanas del inicio del festival, las expectativas sobre el uso del sistemas cashless son altas. De momento, el número de personas que han activado su cuenta para utilizar el cashless a través de la app del Low se ha multiplicado por 10 respecto al año pasado y la mayoría de usuarios han cargado sus pulseras con un mínimo de 50 euros. La organización del festival espera empezar el evento con unas 8.000 cargas previas, lo que evitaría a estas personas hacer colas para la recarga dentro del recinto.

Sobre El Autor

Victor Solvas
Victor Solvas

Redactor para APMusicales y jefe de redacción del 'Anuario de la Música en Vivo'. Anteriormente, responsable de prensa de The Walkers.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.