A lo largo de un siglo, infinidad de artistas han grabado, actuado y rodado las carreteras de todo el planeta, con mayor o menor fortuna, acompañados o en solitario, a lo largo de mucho tiempo o fugazmente.

Un grupo como The Excitements, una rara avis, una gota en el actual océano de bandas en activo, escogieron una dirección, un camino a seguir totalmente fuera de las coordenadas espacio-tiempo actuales, la esencia del Rhythm and Blues afro-americano, y probaron suerte. Y pasó. Sucedió que, contra todo pronóstico, el grupo grabó discos, giró en directo con un show atípico, y noche tras noche, ciudad tras ciudad, conectó con el público que se acercó a verles. Y no cejó en su empeño.

Se dedicaron a presentar su espectáculo, en vivo, sudoroso, palpitante, real, llegando a ser reconocidos como una enorme experiencia en vivo, como onda sónica expansiva que subsiste gracias al boca-oreja.

Por ello, después de su tercer LP en estudio, decidieron tomar aire y recapitular, y vieron que era el momento para tomar esa instantánea y captar lo que cuatro paredes y una pecera de un estudio de grabación a veces no transmiten; plasmar su directo curtido noche tras noche, con cada concierto, con cada kilómetro viajado durante años.

The Excitements at Paleo from Adriá Gual on Vimeo.

El sitio escogido: su casa. Barcelona, de entre todas las ciudades europeas y norteamericanas que el grupo ha pisado, sigue siendo su hogar, y la Sala Apolo el símbolo de lo que todo grupo desea: historia y actualidad, fiesta y descontrol, grandes noches en todos los sentidos, y sobretodo, conciertos mayúsculos con su público. Como los dos que realizará la banda el próximo 13 y 14 de diciembre, como parte del cartel del 49º Voll-Damm Festival Internacional de Jazz de Barcelona, en los que tendrá lugar la grabación de un LP en vivo y del metraje que recogerá ambas noches en imágenes para la posteridad, para los que lo vivieron y para los que no tuvieron oportunidad. En esas dos noches se ampliará su formación con colaboraciones y un set que recapitula su trayectoria desde sus inicios, allá en 2009.

Dicha grabación será producida por el norteamericano afincado, en Francia, Jim Diamond, productor clave en la historia del rock’n’roll y garage-rock de finales de siglo XX hasta la actualidad.

Conocido por su trabajo con infinidad de bandas en su estudio Ghetto Recorders de Detroit, produjo a The White Stripes en sus dos primeros Lps, grabó en vivo a Rodríguez en su etapa pre-Searching for Sugarman, y fué pieza fundamental en el resurgir del nuevo sonido Detroit, colaborando con gente como Mooney Suzuki, Fleshtones, Dirtbombs (banda de la que era miembro), el último trabajo de The Sonics, y un largo etcétera. Por ello se le reconoce como instigador y pieza de toque de futuras estrellas, citado en sus orgienes por gente como Black Keys u otros grandes nombres actuales.

Sobre El Autor

Maca Arena

Gestora cultural de profesión y periodista por pasión

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.