Los grandes nombres son merecidos. Para comprobarlo y deleitarnos tenemos suerte de que actuaciones como ésta persistan. En esta canción grabada en 1976 en Montreaux, Nina Simone consigue que el receptor entienda y sienta qué significa ser libre. Ella va a su bola y mola. Por lo que he leído, el piano que escuchamos es improvisado y ella juega con su canto. Me flipa.

Eunice Kathleen Waymon, más conocida como Nina Simone, nació en Carolina del Norte en 1933. Murió a los 70 años en Francia (2003). Abandonó EEUU en 1969, tras el asesinato de Martin Luther King, cansada de la segregación racial persistente en su país.

La importancia de la interacción en los conciertos

Hoy hace una semana de los conciertazos de Bublé en España. Lo comento porque lo que más destaco del doblete Barcelona y Madrid, es que si bien el repertorio pudo ser compartido; la interacción del artista con su público fue altamente genuina cada día. Es maravilloso cuando un artista es capaz de entregarse de una manera tan auténtica a su audiencia y mostrar su capacidad de flow e improvisación.  Por muchos años de conciertos únicos para todxs.  

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.