Curtcircuit es un proyecto que recorre Cataluña y promociona principalmente la escena local a través de la Asociación de Salas de Conciertos de Cataluña (ASACC). Para ello, facilita a los grupos emergentes la posibilidad de hacer pequeñas giras en una iniciativa muy parecida a la pionera Girando Por Salas, que inició en 2010 el Instituto de las Artes Escénicas y de la Música (INAEM) y que sigue funcionando con éxito gracias al apoyo de asociaciones profesionales como APM, entre otras.

Ambas arrancan con la pretensión de garantizar las condiciones profesionales más favorables tanto para músicos como para salas en lo que se refiere a remuneración y promoción. Las participantes (para estar hay que ser miembro de ASACC), se escogen  en función de su capacidad, pero también de los “intereses comunes de los grupos y las salas en presentar una propuesta concreta en una ciudad determinada”, explica Carmen Zapata, la directora del ciclo.

Por eso, en algunos casos, son los propios espacios quienes proponen a los artistas, mientras que en otros los músicos se ponen en contacto con la organización para sacar adelante la presentación de su último trabajo dentro del ciclo. A menudo, aclara Zapata, se trata de aquellos que ya han intervenido en él con anterioridad. “Es un vestido hecho a medida. Lo consensuamos con las bandas, con las salas, valoramos el interés del público y entonces lo cerramos”, añade.

Este año en particular, Curtcircuit celebra su 5ª edición, con unas 35 actuaciones confirmadas y, como es habitual, en ellas el grupo con más renombre apadrina, siempre que las condiciones del espacio lo permitan, al menos conocido, dando lugar así a carteles dobles con precios que suelen ir entre los 10 y los 15 euros. En febrero, por ejemplo, destacó el concierto inaugural de Hidrogenesse junto a Doble Pletina; así como el de Ray Collins y Los Locos del Oeste. “Para fortalecer el Curticurcuit es imprescindible la complicidad de los artistas consagrados, y que estos se impliquen artísticamente con los emergentes para desdibujar así la figura del telonero, que el público suele ignorar”, sostiene la directora del ciclo.

Pero siempre, en todo, hay carencias. En Barcelona, Zapata argumenta que “se echan de menos espacios medianos”, ya que se trata de una ciudad en la que se pasa los aforos de 100 personas a los superiores de 400, mientras que entre esas dos franjas se encuentran con “muchas dificultades para programar”. Señala además que no es un fenómeno único. “En Tarragona cada vez hay menos espacios medianos, por no hablar de todas las ciudades pequeñas que o no tienen sala de conciertos o la que tienen no se adapta a las necesidades del ciclo”.  Eso sí, avisa de que tocar fuera de la capital no siempre es un inconveniente. “En otros sitios, donde la oferta es menor, muchas veces es más fácil porque el público tiene menos oportunidades, y más ganas”.

Marga Mbande

Marga Mbande

Entre los próximos conciertos del Curtcircuit, destacan los grupos de mujeres, aunque lo hacen más en calidad que en número (protagonizando solo dos de los primeros catorce carteles dobles). Entre ellos, está el que ofrecerá en La [2] de Apolo el 8 de abril la africana nacida en Barcelona Marga Mbande (en la foto), que suena a R&B, hip-hop y dancehall, y que se encuentra actualmente grabando su primer disco en solitario. La acompañarán The Grooves, un grupo formado en 2012 por seis chicas de Madrid. Un día antes, el 7 de abril, la banda de indie Les Sueques tocará junto al puñetazo melódico de Les Cruet en Els Pagesos de Sant Feliu del Llobregat.

Sobre El Autor

APM

La Asociación de Promotores Musicales (APM) es la principal representante de la industria de la música en vivo en España. Sus socios representan al 80% de los promotores privados del país, y son los responsables de las principales giras nacionales e internacionales y festivales que se celebran.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.