Claudia Calvo es la hija de Marcos Calvo, director y fundador de L.A. Rock Entertainment. Pero esa descripción se queda corta. Con solo 27 años, ha pasado ya por tres grandes empresas del sector musical: Sony, Live Nation y GTS Universal. Y aún le queda mucho camino por recorrer. La entrevistamos hace un tiempo con motivo del reportaje ‘El relevo de los jóvenes’, publicado en el IX Anuario de la Música en Vivo. Así nos cuenta ahora su recorrido profesional hasta la fecha:

Mi padre me llevaba siempre con él a todos los conciertos. Y todo lo que veía, toda esa parte de atrás, me encantaba. Aun siendo súper tímida, me encantaba llegar a la oficina de producción y verles a todos fumando, agobiados. Aparte, mis amigas alucinaban. En plan: “¿En serio tu padre nos puede conseguir entradas para ver a tal?” Pero por eso yo nunca he sido fan de nadie. Siempre lo he visto súper normal. Y siempre me he querido dedicar a esto. No he visto, nunca en mi vida, otra opción.

Cuando fui a la universidad, por ejemplo, empecé Publicidad y Relaciones Públicas. Ese primer año fue catastrófico. Estaba desmotivada y no me gustó. Allí, una amiga que también se dedica a la música, me recomendó un curso de Music Business en SAE. Me apunté con 18 años y empecé a meterme en el mundillo. Empecé a conocer a otra gente. Mi padre me apoyaba en todo. Pero vi que era muy difícil encontrar trabajo, y quise estudiar una carrera. Empecé Marketing.

A todo esto, yo ayudaba a mi padre en cosas pequeñas. Coordinaba un Meet & Greed, ponía sillas, etc. Entonces todavía no sabía nada. En 2013 empecé en Sony. Estuve cuatro meses de becaria con el equipo de marketing internacional. No hacía tareas complicadas, pero empecé a ver lo que es un plan de entrevistas, un plan de marketing, organicé phoners y conocí a mucha gente de la industria. De allí me fui a Miami con una beca, así que no pude renovar las prácticas ni nada.

Siento muchísimo cariño por mi periodo en Sony, pero cuando regresé a España me uní al equipo de patrocinios de Live Nation. Tenía ganas de seguir aprendiendo de todo, y hacerlo en la mayor promotora del mundo era el paso perfecto. Estudiaba y trabajaba a la vez. Me hice dos festivales Dcode, y es una de las mejores experiencias que me llevo. Aquí los ritmos de trabajo son muy locos, pero lo que te mantiene en pie es ver al final el público eufórico. En el Dcode es cuando más lo he vivido.

La verdad es que estaba contenta en Live Nation, pero me salió la oportunidad de irme durante un año a Universal Miami. Era febrero de 2016 y eso me cambió completamente la vida. Entré como asistente del director de GTS regional. Lo que hacíamos era coordinar operaciones por toda Lationamérica. Increíble. Conocí todo el mercado latinoamericano. Fue como un máster. Estuve en los Billboard, los Grammy, etc. Soy muy afortunada. Ese año me aclaró la cabeza sobre cómo funciona esta industria. Además, lo bueno de GTS es que estás haciendo conciertos y giras, pero Universal es una discográfica, así que estás en todo. Cuando acabó el año me dieron la oportunidad de seguir y me fui a Argentina. A los cinco meses, se abrió una plaza en Madrid y volví como jefa de producto en el equipo de management.

Tras más de dos años en GTS Universal, me di cuenta de que realmente quería enfocarme en los patrocinios. Y sabía perfectamente donde quería hacerlo. Las vueltas que da la vida me dieron de nuevo la oportunidad de volver a Live Nation y es donde trabajo actualmente, en patrocinios.

Yo soy súper melómana, pero he conocido la música directamente como una industria. Todo es gracias a mi padre. Todo. Yo soy su mayor fan. Él me ha sabido guiar y lo hace cada día. Me ha recomendado qué pasos dar, qué estudiar, me ha presentado a gente con la que he trabajado. Cada paso que doy lo veo con él. No voy a ciegas. No es como cuando él salió a por todas. Yo he ido pasito a pasito. Es evidente que esto es una ventaja. Pero no basta con ser ‘hija de’. Seguramente he trabajado mucho más que otros para no tener ese estigma. Siempre intento demostrar más para que nadie pueda pensar que estoy aquí solo por ser su hija. Además, este es un trabajo muy atractivo, pero también es durísimo. Aquí no hay horarios.

Sobre El Autor

Gerard De Josep

Periodista y filólogo. Ha sido corresponsal en Grecia, ha publicado un libro sobre Syriza y actualmente escribe desde Barcelona para varios medios culturales. En su pueblo natal, organizó durante cuatro años un pequeño festival de música.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.