Pese a su larga carrera como bandera e icono del rock en español, no ha sido hasta ahora que Carlos Tarque ha decidido publicar un disco a su nombre, sin la manta de M-Clan, ocasión para charlar con Apmusicales sobre su primera gira en solitario y los problemas que arrecian a los que comienzan en este negocio.

PREGUNTA: ¿Es este disco una exposición tan personal de quién es Carlos Tarque como parece afirmar esa portada con una radiografía?
RESPUESTA: Yo no diría tanto una exposición personal como ganas de enseñar canciones que sí son algo más personales que con M-Clan.

P: De hecho, aparentemente se construye por contraste con el último disco del grupo, Delta, algo más acústico…
R: Sí, le hemos metido un poco de electricidad, con los instrumentos a punto de estallar (risas).

P: Ha sido presentado como un homenaje al “hard rock” de grupos clásicos como Led Zeppelin. ¿Qué representó esa banda para ti?
R: Nunca he dejado de ponerme sus discos y tengo un grupo de versiones en el que tocamos sus canciones.

P: ¿Es esta tu apuesta por el rock como un estilo vivo?
R: Claro que este rock sigue vigente, otra cosa es que los medios busquen la vanguardia, pero muchos grupos siguen reivindicando el rock clásico. De hecho, ¿quiénes fueron los cabezas de cartel de Mad Cool, por ejemplo?

“Claro que el rock sigue vigente, ¿quiénes fueron los cabezas de cartel de Mad Cool?”

P: En las letras te recreas en el tópico del músico crápula de la noche, pero da la impresión de que han cambiado un poco los hábitos respecto a hace 30 años, ¿no?
R: Los roqueros de ahora no toman heroína, pero toman otras cosas. En la transición democrática, de no poder hacer nada a poder hacerlo todo, fueron a todas. Ahora esa libertad ya no es tan novedad, aunque sigo conociendo gente que sale a quemar la noche.

P: De ti se ha dicho que eres uno de los grandes cantantes del rock actual. ¿Qué tiene que tener un artista para que a tu parecer merezca ese reconocimiento?
R: Es cierto que España no somos un país de cantantes de rock, somos más de bandas. Para mí uno bueno tiene que tener voz y energía, swing o rollo, llámalo como quieras.

P: Si tuvieses que decirme un nombre de la nueva hornada…
R: Ovidi, de Los Zigarros, que viene también de escuchar la misma escuela que yo.

P: No abundan los nombres nuevos, ¿no?
R: Quizás hace falta un recambio. No hay muchos grupos que me gusten entre las novedades, ni en el rock ni en nada, ni siquiera internacionales. Es que me gustan tanto las cosas antiguas… Hace mucho que no me hago fan de alguien.

“España no somos un país de cantantes de rock, somos más de bandas”

P: El último Anuario de la SGAE dejó claro que, en comparación con hace 10 años, las salas han perdido peso como motor de la música en vivo frente a los festivales. ¿Cómo valoras esto?
R: Yo lo que quiero es que haya música, lo primero. Los festivales son una gran industria para los que vivimos de esto. Dicho eso, tiene que haber un equilibrio. Cierran salas porque su mantenimiento en las ciudades es complicado con la afluencia de gente y los impuestos. Deberían tener más subvenciones, porque la iniciativa privada es muy compleja. Si solo para insonorizar necesitas 300.000 euros, no pones una sala, porque si tienes ese dinero es que eres una estrella.

P: ¿Consideras entonces fundamental el amparo público?
R: Sí, tiene que haber más protección. Por ejemplo, han cerrado en Madrid el Templo del Gato, que como indica su nombre, era un templo de la música en directo. Igual que se vela por el teatro X, algunas salas tendrían que ser parte del patrimonio de las ciudades.

P: ¿Y la fórmula de que los artistas nuevos paguen por actuar?
R: Ha sido así siempre. Si tengo una sala de conciertos y entran 10 personas a ver a un grupo, ¿les voy a pagar mil euros? ¡Si no los he sacado! Por eso digo que se necesitan ayudas a la cultura y por supuesto a fondo perdido. De todos modos, músicos y hosteleros siempre han sido dos gremios que se han llevado regular.

“Si tengo una sala de conciertos y entran 10 personas a ver a un grupo, ¿les voy a pagar mil euros? ¡Si no los he sacado!”

P: ¿Dónde deja eso a los artistas?
R: Los grupos tienen que pensar también que para iniciar un proyecto, de la misma forma que si quieres abrir una confitería vas al banco y pides un crédito, sin saber si tendrás clientes, como músico tampoco te van a regalar nada. No hay que dejar de pensar que este es un trabajo en el que hay que invertir dinero, esfuerzo, energía e ilusión.

P: ¿Tus comienzos fueron duros?
R: Mis comienzos fueron exactamente como los de cualquiera. Tocaba y me pagan poco o nada, pero como me lo pasaban bien, no era tan duro. Para mí lo duro era quedarme en un curro de mierda que no me gustaba. Tuve 3 o 4 años de miseria extrema. Nunca tenía dinero. Pinchaba en garitos y pintaba murales en locales. Fueron unos diez o doce, pero muchos de ellos han desaparecido.

P: En breve arranca tu gira. ¿Irás con los mismos músicos de la grabación: Carlos Raya (guitarra), Iván ‘Chapo’ González (bajo) y Coki Giménez (batería)?
R: Sí, por suerte iré con ellos y ataré a Carlos Raya con una cadena para que no pueda escapar en mitad de la gira, aunque tiene tantos compromisos que es posible que no pueda acabarla con nosotros.

P: ¿Alguna de las citas te hace ilusión?
R: La verdad es que a estas alturas conozco a gente en todas partes, así que todas me hacen ilusión. Quizás algo más Madrid y Bilbao, también Murcia porque nos criamos allí.

P: ¿Qué tocarás?
R: El repertorio íntegro del disco y probablemente versiones de clásicos.

La gira en solitario de Carlos Tarque empezará el 2 de noviembre en Gijón (sala Albéniz) y continuará ese mes en Valladolid (LAVA, día 3), Zaragoza (sala Oasis, 10) y Pamplona (día 30). En diciembre estará en Bilbao (Kafé Antzokia, día 1), Alicante (The One, día 14), Sevilla (sala Custom, día 15), Madrid (sala But, día 22), Valencia (sala Moon, día 28) y Barcelona (sala Apolo, 29). Por último, ya en enero, viajará a Santander (sala Capitol, 11), Santiago de Compostela (sala Capitol, 12), Murcia (sala REM, 25) y Castellón (Fiesta Bienvenida del Año, día 26).

Sobre El Autor

APM

La Asociación de Promotores Musicales (APM) es la principal representante de la industria de la música en vivo en España. Sus socios representan al 80% de los promotores privados del país, y son los responsables de las principales giras nacionales e internacionales y festivales que se celebran.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.