Biarritz forma parte del origen del surf en Europa. Entre las olas de litoral de esta población del País Vasco francés se deslizan cada año los mejores surferos del mundo y confluyen en un festival artistas emergentes y cabezas de cartel. En este ambiente a medio camino entre Los Ángeles y Donostia se coló hace seis años el Biarritz Big Festival para quedarse como una de las citas ineludibles en tan turística localidad. Este año se celebra entre el 16 y el 20 de julio.

“Creemos que este 2014 será el año de la consolidación del festival. El ritmo de venta de entradas está siendo alto, pero seguimos apostando por una propuesta cómoda para el público, sin grandes aglomeraciones”, explica Anne Vadillo, responsable de comunicación de Get In. La empresa de San Sebastián entró en la organización del festival hace cuatro años a petición del Ayuntamiento de Biarritz, con el que colaboran desde hace años, y que puso en valor el buen hacer que había mostrado la promotora en la producción de grandes eventos. Desde entonces, el Big Festival se ha convertido en un punto de referencia también para los vascos, que no dudan en cruzar la frontera para disfrutar de un gran cartel. “Uno de nuestros objetivos era acercar este lugar a la gente de Euskadi y el año pasado, con Neil Young, conseguimos que viniera no solo la gente de Bilbao o Donostia, sino también de Madrid, Valencia y todo el resto de España”, asegura Vadillo.

Muestra del interés que ya genera la cita de Biarritz en Euskadi es la lista de medios colaboradores con el festival, como el grupo EITB, el Diario Vasco o Mondo Sonoro y el lleno que registró la última rueda de prensa.

Tres escenarios
Surf, turismo y, como no, música. El festival contará con tres escenarios. Tres ambientes diferenciados para que Biarritz tenga ambiente musical las 24 horas del día. En el BIG Live, situado en el espacio Aguilera, se llevarán a cabo las grandes actuaciones, con Placebo y Metronomy a la cabeza, y con propuestas que seguro sorprenderán, como el belga Stromae, convertido en la gran revelación de la música francófona.

El BIG Village es la zona para pasar el día, de acceso gratuito. Al lado de la playa, con restauración slow food, música y mucho, muchísimo surf. Los encargados de inaugurar este espacio serán la banda de Getxo Smile. “Intentamos que bandas en crecimiento compartan cartel y público con estrellas como Placebo y Metronomy, como es el caso en esta edición de Willis Drummond» explican desde Get In.

Y por último, la zona de noche. La BIG Boite. El clubbing donde el baile empezará a medianoche sin horario de cierre. Desde Get In consideran esta propuesta como “la gran revelación” del festival, y cuenta que ya no quedan prácticamente entradas para entrar en este recinto con capacidad para 4.000 personas. “Tras el éxito en años anteriores hemos subido la apuesto por la BIG Boite apoyándonos en una programación con algunos de los mejores DJ’s del momento”.

A pocos días de su inicio, el festival lleva unas 25.000 entradas vendidas para el BIG Live y La BIG Boite y espera llegar a los 50.000 espectadores entre los tres espacios. Unas cifras magníficas, pero que permiten vivir el evento sin grandes agobios. “Queremos que el público esté a gusto, que no tenga que hacer grandes colas y que se pueda tomar tanto una cerveza como disfrutar de una copita de champagne francés”, concluye Vadillo.

Sobre El Autor

Victor Solvas
Victor Solvas

Redactor para APMusicales y jefe de redacción del 'Anuario de la Música en Vivo'. Anteriormente, responsable de prensa de The Walkers.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.