Andrés Sánchez, uno de los ponentes que estarán en la próxima edición de Sol Network, habla para APMusicales.com sobre la industria en México; su papel en Ocesa, la tercera promotora que más entradas vende a nivel mundial; y cómo percibe la relación entre el mercado español y el mexicano a la hora de comenzar a promocionar un grupo nuevo.


PREGUNTA:Tienes una larga trayectoria en Ocesa, has girado con Rafael, Caifanes, Bunbury, Café Tacuba, entre otros, viste nacer y crecer al festival Vive Latino y ahora buscas descentralizar la oferta musical en México, ¿por qué tanto interés en la búsqueda de nuevas ciudades?

RESPUESTA: En México hay 3 principales ciudades: México, Guadalajara y Monterrey. La labor que tengo ahora es llevar propuestas de música en vivo a ciudades que son importantes geográficamente, pero que no tienen un festival. Con la infraestructura que tiene Ocesa estoy llevando proyectos que pasen por Tijuana, Hermosillo, Chihuahua, Bajío, Mérida, etc. Estamos logrando aprovechar toda la logística y conocimientos que tenemos en la empresa para utilizarlos en otras ciudades.

En los últimos proyectos tuvimos de 10 a 15 mil personas en cada festival, dos escenarios, 16 bandas y la gente feliz. Monterrey tiene el Pa’l Norte, Guadalajara tiene Coordenada y México tiene el Vive Latino, ahora Tijuana tiene el Tecate Península, Puebla, el Comuna, Mérida tiene el Arcadia. Le estamos dando una identidad musical a cada ciudad. Este año se estrena un festival que se llama Tecatae Bajío y ahora estamos ofertando a los artistas. Estamos muy fuertes con esta propuesta, no por nada de los 30 y pico festivales que hay en México 18 son nuestros. Y vamos por más.

P: Uno de los primeros y más posicionados ha sido el Vive Latino, estuviste en sus primeras 17 ediciones, ¿cómo surgió un proyecto de esta magnitud?

R: Nació hace 20 años para presentar en un mismo día y en varios escenarios a bandas que cantaran en español. Para ir creciendo en oferta musical buscamos alguna excusa para que los grupos que no tuvieran una relación con la cultura latina pudieran estar, hasta que creció el proyecto y el público con él y, por ejemplo, el año pasado estuvieron Gorillaz o Empire of the Sun. Ha crecido mucho el festival. El próximo año celebran la 20ª edición y llegará fuerte y renovado. Es un festival que logra adeptos por su vibra especial. Sé que harán algo muy grande. A pesar de que ya no estoy en el proyecto me siento muy ‘vive latino’.

P: ¿Cómo ves la exportación del rock en español entre España y México?

R: La dificultad de entrar al país ajeno es recíproca. Un artista puede hacer un concierto de nueve mil personas en México cuando en España hace otro de 20 mil. En lo que respecta al rock en español, cuesta trabajo importar y exportar.

Con Café Tacvba hice un Foro Sol de 50 mil personas y en España hicieron uno de 300 personas. Hay casos interesantes, como por ejemplo una banda que está siendo un éxito aquí en México es Love of Lesbian. Cuando me lo ofrecieron no los conocía, pregunté en mi círculo y nadie… Dije: bueno, hagamos algo chiquito para ver qué tal. Para mi sorpresa  llenaron un recinto de 1200 personas. Posteriormente los llevamos al Vive Latino y luego al Metropolitan y ahora vamos por un Auditorio Nacional (capacidad de 10.000 personas). Ese trabajo de empezar por un lugar chiquito e ir creciendo es reconfortante para uno y para la banda.

Otro factor muy importante son las ferias profesionales, que me ayudan mucho para conocer nuevas propuestas. Hace dos años fui a Bilbao y una mánager me ofreció un artista. Yo en ese momento no lo conocía, llegué a México y pregunté a unos amigos y no lo conocían, se lo comenté y dijo que giraría por su cuenta. En 20 minutos vendió 3.000 entradas. El artista es Carlos Sadness. Volví a llamarla: “Yo no lo conozco pero hay tres mil que sí así que devolví la oferta (más cara que la primera propuesta, claro) y ahora iremos al Metropolitan a presentarlo ante esas 3 mil personas”.

Cuando escuchamos un grupo nuevo pregunto primero con nuestro equipo de comunicación para ver cuántas menciones, seguidores y comentarios hay en las redes sociales sobre este artista. Sondeo con locutores de radio y con otros colegas promotores. Si vamos con un artista los llevamos a festivales y luego a salas como el Imperial, Caradura, Pata Negra o Pasagüero que es un público que busca cosas nuevas. En vez de ir al festival y escucharlos por 40 minutos van a esta sala de 500 personas y se la pasan bien con un show de dos horas. Conocen al grupo y se fidelizan.

P: ¿Crees que este crecimiento es una labor de difusión o es gracias a la viralidad de un producto?

R: Las redes sociales ayudan muchísimo. Cuando comencé a conocer el trabajo de Love of Lesbian dudé muchísimo, pero lo que vendieron los shows fueron las redes sociales. Artistas como Love of Lesbian (o su equipo de comunicación) tienen muchísimo contacto con la gente que les siguen. Preguntan si el boleto es muy caro, o si la fecha y el lugar es la mejor. Cuando hablé con el mánager me dijo: “Los fans en México quieren que vayan al Auditorio y que el boleto más caro cueste 1500 pesos (75€ aproximadamente)”. Yo pensé que si me daba el número y se ajustaba al caché del grupo, la negociación salía bien. Así ellos cumplen con sus fans y los promotores trabajamos con números interesantes.

P: Sabemos por The Economist que Ocesa es considerada la tercera promotora a nivel mundial con más venta de tickets. Y si Ocesa abarca casi la totalidad de la industria en México es un buen indicio de la evolución del sector, ¿qué cambios se perciben en la empresa?

R: Hace 20 años no había competencia nacional, pero sí nos golpeaba la internacional. Cuando una banda quería venir, nosotros no ofertábamos contra más mexicanos pero sí contra Estados Unidos, Argentina, Brasil… para que el artista girara por aquí. Otro factor ha sido la profesionalización de los trabajadores. Cuando yo estudié la carrera, no existían opciones como music business, o emprendimiento, ni todo esto. Y ahora muchas universidades privadas tienen una carrera especializada en estas actividades, marketing para conciertos, producción, etc. Y allí se nota que los jóvenes se están preparando para el negocio.

En cuanto a la competencia… pues sigue habiendo, como siempre hay. Pero la experiencia de esta empresa de 27 años y el paso de los mejores artistas del mundo, nos da credibilidad cara al público. Cuando un artista va a Argentina mete 2000 personas y cuando lo hace Ocesa en un inmueble nuestro metemos 9000 porque nuestra comunicación, nuestra logística y nuestra credibilidad sostienen al proyecto. Nuestro público sabe que hay garantía en nuestros espectáculos. Saben que habrá estacionamiento, que habrá seguridad, que los baños estarán limpios y que todo los beneficios que buscan lo encontrarán con nosotros. Estos servicios garantizados nos coloca en el top of mind del usuario.

P: Y la relación con el público, ¿ha evolucionado?

R: Tanto nosotros como el público hemos aprendido el comportamiento y la manera de hacer conciertos. La gente ha aprendido a dosificar su energía, primero porque en un festival de varios días tienes que guardar fuerzas para aguantar, y su economía, para poder seguir consumiendo unas cervezas el último día y no solo el primero. También han aprendido a cuidarse: saber que no tienes que ir solo, cuidar bien tus pertenencias, saber que si ves a una persona intoxicada tienes que llamar al servicio médico… La gente sabe asistir a los conciertos, tantos años de práctica han logrado enseñar cómo disfrutar del evento. Hemos aprendido todos juntos, tanto el público como la empresa promotora.

Sobre El Autor

Maca Arena

Gestora cultural de profesión y periodista por pasión

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.