Nada menos que Elvis Costello. En su último disco de estudio, el primero integrado completamente por versiones, Vega sorprende con la colaboración del intérprete británico para cantar a dúo y en italiano un clásico de los años 60, parte, como el resto del álbum, del cancionero transalpino testado en el mismísimo Festival de San Remo.

PREGUNTA: ¿Por qué Non Ho L’eta (no tengo edad, en español)?
RESPUESTA: Es un guiño a que, teóricamente, yo no tengo edad para vivir fascinada por la música italiana de los 60. Por otro lado, son canciones que tampoco tienen edad. Han envejecido perfectamente. Te podrá gustar más uno u otro intérprete, pero Volare, por ejemplo, fue el único número 1 en EE.UU. no cantado en inglés.

P: ¿Y qué te llevó a hacer este álbum?
R: Rescatar y poner las cosas en su sitio. El Festival de San Remo lo que premiaba sobre todo era a los compositores y, por las escuchas paternas, lo que ha marcado mi forma de hacer música es la melodía de la canción ligera italiana, aunque mis letras vengan de la parte más poética de cantautores como Silvio Rodríguez, sin su carga social.

“Soy fan de aquellos compositores que, como Manuel Alejandro, hacían todo, música y letra”

P: ¿Qué te atrae de ese cancionero?
R: La riqueza de melodías. Fueron los que apuntaron hacia dónde se dirigió después el pop con los Beatles. Soy fan de aquellos compositores que, como Manuel Alejandro, hacían todo, música y letra.

P: ¿Cómo conveciste a Elvis Costello para participar?
R: Habíamos contratado al batería de Elvis Costello para la grabación del álbum y fuimos con él a la presentación del libro de Costello. Nos invitaron al backstage y Sebastian me arrastró hasta allí. Yo me hago chiquita incluso cuando me preguntan si soy artista. Él me presentó y le contó en qué andábamos. Le pareció curioso y le invitamos a colaborar. Escuchó todas las demos y un año después grabó la voz para Dio come ti amo. Creo que le gustó mi voz y ese drama que le había puesto y quiso cantarla en italiano.

P: ¿No era un poco locura cantarlo en italiano desde un punto de vista comercial?
R: Eso me decían: ‘Te vas a cerrar la mitad del mercado’. Pero no lo hago por eso, sino porque es lo que quiero hacer.

P: En tu empeño por ser respetuosa, te aplicaste en el estudio de ese idioma…
R: No quería cometer grandes fallos de pronunciación y, en algunos casos, hasta hago guiños a lo originales, como en Dio come ti amo, de Modugno, donde hago una “erre” más marcada, por el acento de la zona de la que él era originario.

P: Este es tu cuarto disco con Sebastian Krys. ¿Por qué ir de nuevo hasta Los Angeles para producir el disco?
R: Me entiendo muy bien con él y todos los discos que hemos hecho juntos tienen algo distinto, no repetimos fórmula y ya es mi amigo. Nos queremos y odiamos con la misma facilidad. Discutimos sin perdernos el respeto y eso enriquece.

P: ¿Ha cambiado mucho tu consideración como autora en estos años?
R: En mi primer disco se puede decir que “me dejaron” estar en el estudio. Fue ir y cantar. Es lo que se estilaba de donde salí. Aún me pregunto cómo podía ser un mero añadido en mi propio disco. En el mercado americano, sin embargo, la mujer está puesta más en valor que aquí.

“Ya nada es rentable en la música”

P: Es además tu primer disco de la mano de Subterfuge. ¿Qué tal?
R: Estoy encantada. He pasado por multinacionales y me llevo bien con ellas, pero saben que la burocracia y yo no casamos bien. En solitario conseguimos grandes cosas y llegamos a muchos sitios sin ningún anuncio, pero Wolverine nos agotó. Subterfuge ha creído en el proyecto de Vega para este disco y el siguiente. Tienen unos valores muy parecidos a los míos, son currantes a más no poder y respetan los tiempos. Están haciendo posible que los proyectos lleguen donde en La Madriguera ya no llegábamos.

P: Aquellas canciones exigían una gran orquestación. ¿Cómo piensas llevarlo al directo?
R: Llevarlo a directo es carísimo. Yo lo voy a girar en teatros con banda porque, más allá de alguna cosa en formato acústico, no pienso hacerle el feo. Esta música lo requiere.

P: ¿Y resulta rentable?
R: Ya nada es rentable en la música.

P: ¿Qué ha pasado con el otro disco que tenías prometido?
R: Pensaba grabar dos discos a la par, pero La reina pez existe de momento solo en demos. Está previsto para finales de este año, en función de cómo funcione este álbum.

“PortAmérica fue un punto y aparte en mi carrera; creo que no esperaban tanto rock de una chica”

P: ¿Será imposible entonces verte en festivales?
R: Este es un disco para teatros y si voy a un festival tendría que ser algo folk o popular, quizás de día. No le veo el concepto indie, aunque después vendrán otros discos, como La reina pez.

P: ¿Qué tal han sido hasta ahora tus experiencias en este formato?
R: Mis dos experiencias en festivales han sido buenas. En el Sonorama con Raphael creo que convencí a alguno del público por el camino. Le tengo que dar las gracias a él y a la organización del festival. Más aún en PortAmérica. Fue un punto y aparte, más allá de la hora a la que me tocó tocar, tenía a toda la plana mayor mirando y creo que fue uno de los conciertos más contundentes del día. Creo que no esperaban tanto rock de una chica.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.