León Benavente, con dos Premios de la Música Independiente por su anterior álbum y un nuevo disco bajo el brazo, 2, afronta estos días una gira apretada de conciertos: hoy toca en Valladolid, el viernes en Isla Cristina, el sábado en Madrid y el domingo en Salamanca.

PREGUNTA: Vuestro primer álbum os llevó a un intenso ritmo de trabajo y compromisos. ¿En qué momentos se compuso este segundo álbum?
RESPUESTA (Abraham Boba): Es bueno vaciarse un poco antes de volver a trabajar, pero nosotros nos reuníamos en parones en los que no teníamos conciertos.
RESPUESTA (Luis Rodríguez): Eso se llama vicio. Luego pasamos cuatro meses modificando esos esbozos de canciones.

PREGUNTA: ¿Teníais alguna premisa para su elaboración?
R (Abraham): No queríamos hacer un disco igual, porque para eso ya estaba el primero. También queríamos algo que complementara, pensando incluso en el directo, en un tipo de canciones que nos sirvieran para el espectáculo en vivo, para llevarlo un paso más allá.

P: ¿Y eso cómo os hizo plantearos las canciones?
R (Abraham): Son canciones muy potentes, pero no están arregladas excesivamente, pensando en el directo y en que algo que suena en una canción no suene en otra. Están muy meditadas, de forma que las pocas cosas que haya sean las necesarias para que la canción transmita lo que tiene que transmitir.

P: Lo grabasteis en un caserío en Andoain (Guipúzcoa) propiedad de Kaki Arkarazo. ¿Por qué allí?
R (Luis): Se graba en analógico y la sala es famosa porque está muy bien para grabar baterías. Además, está aislado y te permite ponerte una semana a tiempo completo en la grabación. Lo de enclaustrarnos es algo que también hacemos con los ensayos, en un pueblo de Zaragoza donde tiene una casa de Edu Baos.

P: ¿Por qué optasteis por ese título?
R (Abraham): Encontrar una frase o una palabra que englobara todo el contenido nos resultaba bastante difícil. Ya en el primero nos costó encontrarle un título y decidimos que los demás también irían así. Nunca se sabe, igual el próximo ya no hay 3.

P: Sin embargo, elegisteis un sencillo nada continuista, Tipo D.
R (Abraham): Somos malos a la hora de escoger sencillos. Había bastante expectativa de la gente que nos seguía y decidimos hacer esto por jugar con eso, dar lo que nadie se esperaba, con la canción más distinta al estilo León Benavente, y que resume muchos de los conceptos estéticos y líricos del álbum.

P: Tipo D está en el inicio del álbum, que se cierra con otro corte importante, Habitación 615…
R (Abraham): Lo planteamos como un film, cuando ves un final que no te convence a pesar de haber disfrutado el resto o que no resume todas las ideas que hay, y eso te hace pensar que no ha sido tan buena película.

 

«Contar con dos técnicos de sonido dentro del grupo ayuda a diferenciarnos para sonar compactos y muy bien en directo»

 

P: ¿Cómo creéis que os ha afectado vivir el éxito de manera tardía, tras más de 20 años en esto?

R (Luis): Lo llevamos todo con más calma. Si me hubiese llegado con 20 años, igual no lo habría sabido gestionar con las decisiones que requiere.
R (Abraham): Yo no me lo planteo, ha llegado cuando tenía que llegar. Este grupo no sería lo que es si nos hubiésemos encontrado en otro momento. La experiencia se nota y contamos con dos técnicos de sonido dentro del grupo, lo que ayuda a diferenciarnos para sonar compactos y muy bien en directo.

P: ¿De qué sirven los premios?
R (Abraham): Algo de nombre te da. Lo que quieres es que te conozca más público. Somos gente que nos dedicamos a tocar y supongo que los promotores sí que ven más ese tipo de cosas, así que es más probable que cuenten contigo.

P: En vuestro caso, ¿cuándo notasteis que crecía el interés?
R (Abraham): Sobre todo a partir de los primeros conciertos. Un momento bastante marcado en la cabeza fue el primer Sonorama que hicimos. Cuando bajamos del escenario, sabíamos que algo había pasado y, a partir de entonces, cuando empezamos en otoño la gira de salas, vimos que se llenaban.

P: ¿Qué preferís, las salas o los festivales?
R (Luis): Cada cosa tiene su gracia. En la sala tienes la relación directa con el público y más tiempo para preparar el directo. El festival es un escaparate enorme para que te vea gente que no ha ido por ti, pero las pruebas no son todo lo extensas que te gustaría que fueran.
R (Abraham): Como público, mejor el de sala.

P: ¿Tenéis alguna sala favorita para tocar?
R (Luis): La Capitol en Santiago y Joy Eslava en Madrid.
R (Abraham): Jimmy Jaz de Vitoria ES de las que mejor suena en España.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.